La Guardia Civil seguirá en Cataluña

Publicado el 11 octubre de 2019 en CULTURA DE DEFENSA, General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

El sábado 12 de octubre celebramos el día de la Fiesta Nacional de España. Una fiesta regulada por la Ley 18/1987 de 7 de octubre en cuya exposición de motivos se explica que la fecha elegida, el 12 de octubre, “simboliza la efemérides histórica en la que España, a punto de concluir un proceso de construcción del Estado a partir de nuestra pluralidad cultural y política, y la integración de los reinos de España en una misma monarquía, inicia un período de proyección lingüística y cultural más allá de los límites europeos”. Se trata del día en que Colón descubrió América aunque la citada ley, promulgada bajo el gobierno de Felipe González, no ose citar este motivo por aquello de no enfadar a los que aún se seguían creyendo e incluso propagando la leyenda negra de España en América.

También se celebra la Virgen del Pilar, Patrona de la Guardia Civil, que fue creada en 1844 y que ha ido evolucionando con la sociedad y que hoy está compuesta por hombres y mujeres comprometidos que han hecho del servicio a España “su vocación y sino”. Es de admirar cómo la Guardia Civil ha sufrido durante años el golpe brutal del terrorismo y han seguido trabajando estoicamente, sin reconocimientos, con sueldos muy mejorables y defendiendo siempre el Estado de derecho. Ahora, cuando desde algunos sectores de Cataluña se ataca a la Guardia Civil y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, porque su presencia allí es un dique de contención ante la insensatez independentista, desde Castilla-La Mancha queremos decirles que les apoyamos y que estamos con ellos. Por eso el pleno de las Cortes de Castilla-La Mancha del pasado jueves se inició con una declaración conjunta por parte de todos los grupos políticos -PSOE, PP y Cs- de apoyo y reconocimiento a la labor que realizan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en Cataluña. Consideramos que la aprobación de la propuesta de resolución del Parlamento de Cataluña que pedía la expulsión de la Guardia Civil en Cataluña es un hecho de suma gravedad, sobre todo si tenemos en cuenta la detención de siete personas pertenecientes a los autodenominados Comités en Defensa de la República (CDR) acusados de terrorismo y tenencia de explosivos, que pretendían atentar contra la libertad y la seguridad de todos los ciudadanos de Cataluña.

 La presencia de la Guardia Civil en Cataluña hace que millones de catalanes se sientan protegidos pese a la manifiesta pasividad del Gobierno catalán a la hora de salvaguardar la seguridad y los derechos constitucionales de todos los catalanes. En estos momentos ser guardia civil o policía nacional en Cataluña es más difícil que en ningún otro sitio de España. Por todo ello las Cortes de Castilla-La Mancha, en representación de todos los castellano manchegos,  han declarado su apoyo y reconocimiento a la labor que realizan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado especialmente en Cataluña ante el “ataque permanente” de los derechos y libertades que sufren los ciudadanos en esta Comunidad Autónoma. Y por supuesto mi respeto hacia el general jefe de zona en Cataluña, que dijo lo que muchos pensamos y que espero no le reporte ningún tipo de represalia por parte del ministro Marlaska, entre otras cosas porque el director general de la Guardia Civil, puesto por el ministro y presente en el acto, también suscribió las palabras del general Garrido. En el día de su Patrona, ¡Viva la Guardia Civil! ¡Viva España!

A la orden de vuecencia, mi general.

Publicado el 31 julio de 2019 en CULTURA DE DEFENSA, Destacados, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

“Procede iniciar el programa de incorporación de la mujer a las Fuerzas Armadas, regulando sin demora su acceso a determinados Cuerpos y Escalas militares”. Así rezaba el real decreto de 22 de febrero de 1988 que daba el primer paso para la incorporación, en ese momento parcial, de la mujer a las Fuerzas Armadas. Treinta y un años desde que un reducido grupo de 26 mujeres diera el paso de ingresar en las academias militares de entonces. Ellas  abrieron el camino hacia la paulatina normalización de la mujer en el Ejército. Una normalización que llegó en 1999 cuando el entonces ministro de Defensa del primer gobierno de José María Aznar, Eduardo Serra, decidió apostar de forma definitiva por el modelo de Ejército profesional, regulando el principio de igualdad real entre hombres y mujeres en el seno de las Fuerzas Armadas.

General Patricia Ortega is awarded with the Fajin during a military ceremony in Madrid on Tuesday , 16 July 2019.

Hoy en día las nuevas generaciones ven con absoluta normalidad el hecho de que una mujer vista el uniforme militar. La integración de la mujer en las Fuerzas Armadas es una realidad, aunque el número de efectivos sea sensiblemente inferior al de los hombres si bien en una proporción similar a la que presentan el resto de países de la OTAN. Según el Observatorio Militar para la Igualdad del Ministerio de Defensa, en diciembre de 2018 siete mujeres ostentaban el empleo de coronel en nuestras Fuerzas Armadas, todas ellas de los llamados “cuerpos comunes” de Intervención, Jurídico Militar y Sanidad, o del Cuerpo de Ingenieros Politécnicos entre los que se encontraba la ya general de brigada Patricia Ortega. Dentro de esa normalidad se debe entender que una coronel ascienda a general, aunque por mucha normalidad que se le quiera dar el hecho es noticiable y digno de reseñar. Y más cuando desde el actual Gobierno ministras como Carmen Calvo están abusando de conceptos como feminismo, encuadrándolo en la ideología de izquierda, o cuando en la prensa para referirse a este ascenso se habla de “techos de cristal” y otras terminologías que en el seno del Ejército no proceden. Las redes sociales, que son un vertedero, han jugado su papel intentado enturbiar el ascenso, pero lo cierto y verdad es que no existe ningún elemento de juicio para sospechar siquiera que no se ha seguido el riguroso procedimiento de evaluación y ascenso; lo que pasa es que se ha reglado tanto el ascenso a coronel y a general que cuando se aplica alguna flexibilidad todo son sospechas. Todo el mundo es consciente de que si el ascenso se hubiera producido por ser mujer sería muy mala noticia para el Ejército y para la propia Patricia Ortega, quizá por eso en el acto de imposición de la faja roja de general el Jefe del Estado Mayor del Ejército, Varela, dejó claro que este ascenso se debe a “haber acumulado los méritos y la capacidad necesarios, y no a un cupo de género”. El pasado día 16 de julio se le impuso la faja roja de general, el principal atributo de su cargo, que ha llegado casi sin variaciones hasta nuestros días desde que en 1815 se reguló su forma y su uso para los oficiales generales. Esperemos que este hecho deje de ser noticiable y más pronto que tarde, atendiendo a los principios de mérito y capacidad, veamos a muchas más mujeres luciendo la faja roja de general de la misma manera que asumimos con normalidad que la directora del Centro Nacional de Inteligencia sea una mujer o que por primera vez en la historia una mujer, la alemana Von der Leyen, presida la Comisión Europea y en su primer discurso haya prometido una Europa más verde y feminista. Yo desde luego me pongo a sus órdenes.

Los finales son finales, aunque sean felices

Publicado el 20 mayo de 2019 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

Con mi decisión de dar por terminada mi etapa política en el Ayuntamiento de Ciudad Real llega el momento de dar otro tipo de pasos a un lado que tienen que ver con la primera de las decisiones. No son decisiones trascendentales, puede que no importen demasiado, pero los finales son finales aunque sean felices. Por eso he querido, de común acuerdo con el director de La Tribuna de Ciudad Real, que éste sea el último artículo que publico en su diario en el espacio que he tenido reservado desde principios de 2012. Parece que fue ayer pero fue en febrero de 2012 cuando el entonces director del medio, Óscar Gálvez, me ofreció la posibilidad de escribir una colaboración quincenal en mi calidad de senador del reino de España; acepté y por ser senador decidí que el espacio se llamara “desde la Plaza de la Marina”, por ser la dirección en la que se ubica el palacio del Senado. Mis escritos empezaron a aparecer dos domingos al mes y tengo que decir que jamás, ni antes ni ahora, se entrometieron en la temática ni en el contenido. La única limitación fue de espacio por razones obvias. Pocos meses después, Óscar me ofreció la posibilidad de que la colaboración fuese semanal y yo acepté. Ha sido una etapa muy importante en mi vida y en la de nuestra ciudad, con cambios y sobresaltos políticos que he tratado de narrar desde mi óptica personal. Fruto de esta colaboración, a finales de 2014 publiqué un libro que se presentó en el museo López Villaseñor por parte de la alcaldesa Rosa Romero. El libro, que cuenta con un prólogo de la presidenta Cospedal, contenía cuarenta y cinco de esos artículos que previamente se habían publicado en La Tribuna y  destiné la recaudación que se obtuvo por su venta al Banco de Alimentos de Ciudad Real, institución social que comandada por Segundo Alcázar está haciendo una labor fundamental en nuestra ciudad. Eran artículos que trataban sobre la situación política y económica del momento y puede que ahora, tras el paso del tiempo, hayan perdido frescura o actualidad y es que por desgracia en la política actual nada se mantiene fresco e invariable más de una jornada. En cualquier caso sirven como testigos de un tiempo y una época marcados por la crisis y la inestabilidad económica. Varios de los artículos versaban sobre cuestiones de Seguridad y Defensa por ser miembro en ese momento de la comisión de Defensa del Senado. Por ese motivo en el acto de presentación conté con la presencia de un buen número de militares amigos, entre ellos el general de división del Ejército de Tierra Pedro Díaz Osto, que nos ilustró con una magnífica presentación sobre cultura de defensa. Aunque el libro se pergeñó bajo la dirección de Óscar Gálvez, tras el verano de 2014 la dirección pasó a manos de Diego Murillo y en su calidad de director también tuvo sitio en la presentación  del libro.

Poco tiempo después mi artículo pasó a publicarse los lunes, cambiando de día pero no de espíritu. Con las elecciones de 2015, en las que vuelvo a la política municipal, el artículo se sigue publicando, pero llega un momento en el que el director me comunica que deja de existir el espacio que había mantenido desde 2012 y “desde la plaza de la Marina” desaparece para dar paso a una página de opinión compartida con el resto de portavoces municipales que se llama “El consistorio opina”. Yo no sé si el consistorio opina o no, pero les puedo asegurar que me he seguido sentando a escribir cada sábado para que ustedes tuvieran mi artículo semanal. Creo que ha llegado el momento de hacer una pausa y de que sean otros los que opinen. Yo, a diferencia de Umbral, que necesitaba ver su nombre impreso cada día para cerciorarse de que seguía existiendo, sé que existo y cuento para mucha gente que me aprecia y me quiere. Seguiré escribiendo en mi blog y en el resto de medios sin someterme a una periodicidad. Quiero dar las gracias a Diego Murillo y muy especialmente a Óscar Gálvez por abrirme las puertas de su casa. Soy consciente de mis limitaciones y nunca he pretendido ser lo que no soy. Tengo un gran respeto por la profesión periodística y por la escritura y no quiero que alguien opine lo que el gran maestro del periodismo Julio Camba cuando le contó a Luis Calvo, director tantos años de ABC, su opinión sobre los escritores eventuales en la prensa escrita: “dejemos que se llamen escritores esos aficionados que acuden a los periódicos para quitarnos el sitio y desahogar sus vanidades” Pues que sepan que nunca he pretendido quitar el sitio a nadie y que la vanidad no se cuenta entre mis defectos. Gracias por todo.

En la semana de San Isidro, nuestro compromiso con el campo

Publicado el 12 mayo de 2019 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

Comienza la semana de las personas del campo. Mujeres y hombres que con valentía y coraje labran la tierra para sacar adelante a sus familias y con ello contribuyen a sacar adelante a España, porque siguen siendo un motor económico en provincias como la nuestra. El próximo 15 de mayo se celebra San Isidro, Santo patrón de Madrid, de los agricultores y campesinos en general, y por ello muy venerado en una provincia eminentemente agrícola como la nuestra, que ya desde el fin de semana que acaba de terminar ha celebrado romerías en honor al santo en muchos lugares de la provincia. La agricultura y la ganadería están íntimamente relacionadas con nuestro pasado, pero también con nuestro presente. Es una actividad económica que hay que proteger y a la que hay que ayudar. Frente a esto vemos cómo durante toda la legislatura la administración regional se ha dedicado a poner palos en la rueda, a disminuir las ayudas para cierto tipo de cultivos y a anunciar medidas legislativas de apoyo al sector que no se han llegado a materializar. Los incumplimientos de García Page también se han dejado notar en el campo y a tenor de sus políticas parece que no cree mucho en el campo ni en el desarrollo rural. Sus políticas medioambientales están trufadas de guiños a PODEMOS, sus socios de Gobierno, como así ha quedado demostrado con la Ley de Caza. Por si esto fuera poco, Page propuso impulsar una ley regional de Agricultura Familiar. Nada. También un programa de transformación, modernización y mejora de regadíos. Nada. Ley de incentivos a la incorporación de jóvenes al mundo rural y programa de formación continua. Nada. Anunció un plan (ay lo que le gusta anunciar “planes”) de estímulos fiscales para el establecimiento de industrias agroalimentarias en el medio rural. Nada. Pero es que ha dejado sin ejecutar 31 millones de euros en mejoras de regadíos y pasará a la historia por ser el primer Gobierno que devolvió 150 millones de euros a Bruselas por no aplicarlos. Tampoco se ha pagado nada de los 45 millones de euros comprometidos para ayuda de caminos. Y así podríamos seguir hasta el infinito. O hasta el horizonte que se dibuja en la lontananza de nuestros campos. El caso es que éste sector ha sido de los más maltratados por Page y PODEMOS.

Frente a esto tenemos un Partido Popular que siempre ha sido el partido del campo y del mundo rural. De nuestras tradiciones y también de la caza y de la pesca. El Partido Popular apoya la agricultura y la industria agroalimentaria porque son fundamentales en la economía de Castilla-La Mancha. La importancia económica, social, territorial y medioambiental del sector agroalimentario, que con su actividad construye, conserva y mejora el paisaje, hace que sea una de las prioridades del Partido Popular. En el programa electoral con el que Paco Núñez concurre a las elecciones autonómicas el campo y el mundo rural tienen un peso fundamental. Y lo tiene porque este programa ha nacido de la sociedad y es la sociedad civil la que nos lo ha dictado. Un paquete importante de las 500 medidas que recoge el programa tienen que ver con la agricultura, la  ganadería, el medio ambiente y el desarrollo rural. También con la caza, la pesca y las tradiciones. Sé que ningún otro partido de los que concurren a estas elecciones le ha dedicado tanto esfuerzo a esta parte del programa, que asumimos como un verdadero contrato con la sociedad. Les animo a que nos pregunten, a que nos llamen, a que nos conozcan, a que se lean el programa y a que a partir del próximo 26 de mayo nos exijan su cumplimiento.

 

 

Mayo y sus cruces

Publicado el 4 mayo de 2019 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

“¡Oh tiempos, oh costumbres!” que diría el clásico. Un año más la noche del día 30 de abril, diferentes rondallas se acercaron hasta el Camarín de Nuestra Señora la Virgen del Prado para cantar los populares mayos. Durante esa noche diferentes asociaciones y colectivos instalan Cruces de Mayo con el objetivo de cantar y rezar a la cruz, invitando a todos a los que se acerquen a contemplarlas a dulces típicos de la zona, acompañados de la tradicional limoná. Esta costumbre está muy extendida en la provincia de Ciudad Real en localidades como Villanueva de los Infantes, Pedro Muñoz, Piedrabuena, Puebla de Don Rodrigo y también el Campo de Calatrava, donde alcanzan proporciones de fiesta grande. Como todos los años visité alguna de las cruces instaladas en Ciudad Real, en una noche agradable que congregó a mucho público en la calle. Se pasea, se saluda a los amigos y se acerca uno a la cruz con la excusa del canto de los mayos. Ahora con la legislatura vencida me acuerdo de algunos momentos vividos en el Ayuntamiento a cuenta del grupo municipal que ha sostenido al PSOE, que presentó una moción pidiendo una Ciudad Real laica. Como si eso estuviera en la mano del Ayuntamiento. Como si el Ayuntamiento pudiera borrar de un plumazo la tradición y la devoción de los ciudadrealeños. No se qué motivación última tenían cada una de las personas que se acercaron esa noche a las cruces, pero si sé que la cruz es el símbolo cristiano por antonomasia.

Han sido sin duda una opción política alejada por completo del sentir de los ciudadanos de Ciudad Real, pero han sido también los socios necesarios de un PSOE que ha pasado con más pena que gloria durante estos cuatro años. La historia de la humanidad está llena de fracasos. Fracasos grandes y pequeños, individuales y colectivos, involuntarios o provocados. Lo importante de un fracaso es sacar las conclusiones adecuadas, pedir disculpas y evitar que vuelva a suceder. El fracaso del PSOE y de PODEMOS en esta legislatura es difícil de calificar.  Es difícil de calificar porque desde el Grupo Popular llevamos advirtiendo desde el principio de los errores que se iban cometiendo. Me acuerdo especialmente del tema de las remunicipalizaciones. Querían acabar con un modelo de gestión de los servicios que garantiza a los vecinos de Ciudad Real unos niveles de eficacia y de calidad. Querían acabar de paso con casi 200 puestos de trabajo directos. Ahora piden un segundo tiempo. Espero que nadie se llame a engaño y que no les den la oportunidad de culminar sus planes en los próximos cuatro años. El peligro no ha pasado, el peligro pasará si el próximo 26 de mayo las urnas se llenan de papeletas del PP en las municipales y en las autonómicas. Y para no dramatizar quiero terminar con una anécdota: en 1978, la editorial Random House se vio obligada a repetir una tirada de 10.000 ejemplares al detectar una errata en una de las recetas de un famoso libro de cocina, “la cocina sin ampulosidades” de Sylvia Vaughn Thompson. En una receta para preparar un tipo de galletas caramelizadas se había omitido un ingrediente crucial: el agua. La editorial advertía a los lectores: “si se siguen las instrucciones de la receta, la leche condensada puede explotar y romper la tapa de la olla a presión”. En Ciudad Real si le damos cuatro años más al PSOE y a PODEMOS seguirán a rajatabla su receta equivocada, aunque explote la tapa de la olla a presión, aunque explote la ciudad.  De nosotros depende añadir agua a tiempo en forma de votos para el Partido Popular. Si no se vota al PP después no valdrán las lamentaciones.

 

Lunes de resaca electoral

Publicado el 28 abril de 2019 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

Hoy es lunes y como cada semana tienen ante sus ojos estas reflexiones que no van a recoger el resultado de las elecciones de ayer, resultado que a buen seguro ya conocen ustedes. Y no recojo los resultados porque cuando esto escribo es sábado y aún no se ha llevado a cabo el proceso electoral. Así que aquí me tienen ejerciendo de adivino en una jornada de reflexión en la que para muchos indecisos, a decir de las encuestas, les toca decidir su voto. Si las encuestas han acertado habrá ganado Sánchez. Eso es lo que han venido vaticinando todas, desde las más increíbles como el CIS, hasta las más favorables a los intereses populares. Durante las próximas semanas Sánchez se afanará en buscar aliados para la toma de posesión y si le sale la suma con la izquierda, los independentistas y los nacionalistas de todo tipo y condición, habrá gobierno. Un gobierno muy peligroso para España (ya lo verán caso de producirse) y que se sentirá legitimado por las urnas para tomar cualquier decisión, entre ellas llevar a cabo un referéndum en Cataluña. Los españoles de Cataluña o los catalanes de España, como le gusta decir a Cayetana Álvarez de Toledo se quedarán abandonados a su suerte.

Si sucede así y finalmente gana Sánchez, el centro derecha respetará la decisión como ha hecho siempre. En cambio si gana el Partido Popular y tras las pertinentes negociaciones con todos los partidos que crean en la unidad de España y en su indivisibilidad, se formará un gobierno de Pablo Casado. Y la izquierda, como siempre hace, no respetará la decisión. Ya lo vimos en Andalucía cómo tras décadas de socialismo desde el minuto uno los radicales salieron a la calle para intentar amedrentar a la sociedad y para generar altercados, desórdenes y disturbios por el hecho de perder algo que creían suyo y por intentar subvertir el voto y la voluntad de muchas miles de personas. Aunque a decir verdad si hay que elegir entre la tranquilidad y que gobierne Sánchez o algunas algaradas callejeras y que gobierne Casado, me quedo con esta segunda opción.

Y tras las elecciones generales y casi sin solución de continuidad, llegan las municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo. Aunque no estemos en campaña de forma oficial a nadie se le escapa que la campaña electoral es continua. Pasamos de suspirar por un cambio en España a suspirar por un cambio en Castilla-La Mancha. Y utilizo suspirar y no otro verbo cualquiera como anhelar, ansiar o esperar porque según mi docto amigo el profesor Jerónimo Anaya, los suspiros son señal de buena suerte. Se ampara en el “Quijote” e incluso en el “Libro de Buen Amor” para llegar a esta conclusión y yo, que no quiero contradecirle, suspiro porque en España gobierne Casado y porque en Castilla-La Mancha gobierne Paco Núñez. Es el Partido Popular el único que puede devolver la esperanza a los españoles, como siempre ha hecho.

Para los cortos de memoria

Publicado el 21 abril de 2019 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

Esta Semana Santa que acaba de finalizar ha sido atípica y mejorable. Atípica porque ha coincidido con la campaña electoral para las elecciones generales del 28 de abril, y mejorable porque el tiempo ha impedido que algunas hermandades pudieran procesionar. Pese al recogimiento de esos momentos la campaña electoral se palpaba en el ambiente y yo, que he participado o he salido a ver junto a mi familia y amigos a todas las hermandades que han podido realizar su Estación de Penitencia, he escuchado conversaciones de todo tipo entre el público asistente: -“Mira que bambalinas tan preciosas trae el palio de la Virgen”- “preciosas”, -“¿has visto la última encuesta?” -“no me la creo”- “El Cristo estrena potencias” “¡Cómo brillan!”-“¿Te has enterado del lío que hay con el debate en Televisión Española?” Y así en cada procesión. Pero es que mis hijos adolescentes me dicen que entre los críos de su edad también se habla ya de política. Que si mi amigo tal es de VOX, que si mi amiga tal es de izquierdas…sinceramente les digo que yo con 15 años no hablaba de política. Quizá el acceso a las nuevas tecnologías a través de los dispositivos móviles ayude a este cambio en las conductas y en las inquietudes de la gente joven. Pero me preocupa que a través de las redes sociales no sea oro todo lo que reluce. Las noticias falsas y la desinformación intencionada pueden hacer mucho daño en las mentes aún por desarrollar de nuestros jóvenes y muchas informaciones interesadas pueden manipular sutilmente su pensamiento. Y a veces no tan sutilmente. Uno de esos amigos, hijo de funcionarios, está muy soliviantado por lo que él llama los “recortes” que hizo el PP en 2012. Lo cogí por banda y le recordé cómo estaba España tras la nefasta gestión de Zapatero. Es que ya han pasado algunos años y a la gente se le olvida lo malo. Quizá ya nadie se acuerda de lo que recogía la prensa el 21 de julio de 2012. Todos los periódicos presentaban un panorama desolador y los diarios hablaban abiertamente de “rescate” ante la “situación límite” de la prima de riesgo. “España entra en situación límite”, titulaba EL PAÍS, que señalaba que “la desconfianza de los mercados alcanza el máximo histórico”. EL MUNDO decía: “La prima se desboca a 610 puntos y empuja a España al rescate total”. En la portada de ABC aparecía una foto a gran tamaño del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, bajo este titular: “BCE, ahora o nunca”. “En manos de Draghi”, decía el diario, que hablaba de “Viernes negro en España” con “España y el euro al límite”. “Los mercados prueban la fortaleza del euro exprimiendo a la deuda española”, decía el diario. En la misma línea, LA RAZÓN aludía en su portada a “la hora del BCE”. “Los especuladores se ceban con España ante la pasividad del BCE, que lleva 18 semanas sin comprar deuda”, decía. Más duro fue el titular de LA GACETA que sentenciaba: “España entra en coma”. Para CINCO DÍAS “suenan todas las alarmas” ante la “espiral sin freno” en la que ha caído España. “La desconfianza hacia España roza lo inmanejable”, decía y señalaba que “el pánico contagia a todos los valores listados en el Ibex”. EL ECONOMISTA afirmaba que “sólo queda pedir el rescate”, tras “fracasar el ajuste y ante la indiferencia europea”.

¿De esto ya no nos acordamos, verdad? Ante este panorama y contra la opinión de algunos que hoy se hacen los suecos, el Partido Popular se arremangó. Se tomaron medidas que hicieron que menos de un año después de esas portadas muchos de los datos económicos de nuestro país mejoraran sensiblemente y la amenaza del rescate se olvidó. De hecho el 5 de junio de 2013 la prensa nacional se hacía eco de un artículo de la agencia estadounidense “Bloomberg” firmado el día anterior; un artículo con un titular elocuente: “la crisis española se desvanece”. Para alguien que ahora tiene 15 años todo esto ni le suena, por eso es nuestra obligación recordárselo. Y si además es hijo de funcionarios también le tenemos que recordar que Zapatero le bajó el sueldo a sus padres y que el Partido Popular se lo devolvió en cuanto se pudo. También hay que recordarle que el PSOE le congeló la pensión a sus abuelos y el Partido Popular las revalorizó. Y también hay que decir alto y claro que si alguien se plantea votar al PSOE lo más seguro es que Pedro Sánchez se comporte igual que Zapatero y se cargue la economía y de paso se cargue a España. Porque esta vez al fantasma de la crisis económica se le une el fantasma de la crisis territorial con Cataluña, de imprevisibles consecuencias caso de gobernar la izquierda. Hay que votar con la cabeza, no con el corazón y ese voto reflexivo y eficaz es el voto al Partido Popular.

De nuevo Semana Santa

Publicado el 15 abril de 2019 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

Con la misma cadencia suave con la que cambian las estaciones, ha llegado de nuevo la Semana Santa. La semana Grande para los cristianos, que escribe con sangre la historia de amor más hermosa jamás contada, la de Aquél que fue capaz de dar su vida por la salvación de todos. Cuando ustedes lean estas letras ya habrán hecho su Estación de Penitencia la Hermandad de Las Palmas, la Coronación de Espinas y como no, el Prendimiento, que son las hermandades del Domingo de Ramos. Unas hermandades que al igual que las que quedan por procesionar, están formadas por miles de hombres, mujeres y niños que, quizá sin saberlo, son los guardianes, custodios y depositarios de un tesoro de fe y de devoción que se transmite inmutable de generación en generación. Cambian las modas, cambian los estilos, pero la esencia es invariable. Porque la mirada sostenida a María Santísima de la Salud, que ayer pude contemplar a través de mi capillo en los ojos de los que salieron a ver esta procesión, es la misma mirada que hace siglos contempló el dolor de una Madre que veía cómo su hijo era apresado en el Monte de los Olivos. En lo sustancial nada ha cambiado desde entonces. Recordamos ese momento como si fuera ayer, porque ese momento fue trascendental en la historia de la Humanidad. Pero ese tesoro de fe y de tradición no puede dejarse sólo en manos de los cofrades. La Iglesia y los poderes públicos tenemos la obligación de hacer cada día más grande y mejor nuestra Semana Santa. En primer lugar por los motivos expuestos más arriba. Y en segundo lugar porque estos días, con su expresión más popular como son las procesiones, deben ser el banderín de enganche para conectar con la verdadera fe y con esa Semana Santa más profunda y trascendental que se vive en los templos de puertas para adentro.

En una reciente entrevista realizada en un medio de comunicación a Pilar Zamora, ésta reconocía más o menos que ella se “enganchó” a la Semana Santa por hacer amigos, por formar parte de una asociación de jóvenes. Y luego también dice que lo hizo por reivindicar. Por demostrar que las mujeres también podían ocupar puestos tradicionalmente ocupados por hombres en los cortejos procesionales. Objetivos tan válidos como otro cualquiera, aunque parezcan olvidar qué es realmente la Semana Santa. Me recuerda a ese diálogo de la obra de teatro “Las bicicletas son para el verano” de Fernán-Gómez, en el que el personaje de Don Luis le aconseja a su hijo que se haga del Socorro Rojo y éste le contesta que le da no sé qué, porque antes de la guerra era de la Juventud Católica. “Tú eras de la Juventud Católica para jugar al fútbol y al billar” le espeta el padre, y el hijo le contesta con un lacónico “Sí”. No seré yo el que juzgue los motivos últimos de nadie a la hora de implicarse más o menos en un proyecto o causa, pero lo que está claro es que a los poderes públicos se nos debe exigir una actuación que favorezca las creencias y las tradiciones de un amplio número de nuestros vecinos. La Semana Santa es la expresión religiosa, cultural, turística y gastronómica más importante que tiene Ciudad Real y parece que se está siendo cicatero y tacaño a la hora de aportarle recursos económicos, recursos que no se regatean cuando se trata de otras expresiones artísticas menos concurridas y que pagamos todos con nuestros impuestos. Si queremos que nuestra Semana Santa vaya a más y no a menos, si queremos que nuestra ciudad se reconocible por algo tan grande como nuestra Semana Santa debemos ser más generosos con ella. Yo ya no voy a criticar a los actuales dirigentes del Ayuntamiento porque sus hechos hablan por ellos (menos subvenciones, promesas incumplidas como en el tema de la reforma del Guardapasos…), serán los ciudadanos los que al votar darán y quitarán razones, lo que sí puedo decir es que dónde yo esté se hablará de la Semana Santa de Ciudad Real, porque quiero seguir siendo la voz de la Semana Santa ciudadrealeña en las instituciones. O al menos una de esas voces, si es que hay más.

Y ya lo único que me queda, aparte de guardar mi túnica blanca y azul hasta el año que viene, es desear buena Estación de Penitencia a todas aquéllas hermandades que aún no la han realizado. Feliz Semana Santa.

 

Castilla-La Mancha pierde el tren

Publicado el 6 abril de 2019 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

Algunos de los que ahora lean este artículo me habrán oído contar un chascarrillo que refleja bastante bien el carácter de algunas personas y que se puede aplicar a nuestros dirigentes autonómicos. Se trata de un paisano que a mediados de los años 50 del pasado siglo XX, cuando no había móviles, llega a Madrid para resolver un negocio (entonces había que ir a Madrid para resolver las cuestiones, tampoco había internet). Una vez en la capital del reino se embarca en una juerga de las que crean afición y, siendo hombre previsor, decide poner un telegrama a su esposa: “perdido tren hoy y mañana” rezaba el sorprendente mensaje. Sin duda el ferrocarril y su mundo siempre han sido terreno fértil para las anécdotas y para la literatura. Pero además ha sido un símbolo de progreso y de modernidad. Después de cuatro años de gobierno social comunista en nuestra región, bien podríamos decir que es Castilla-La Mancha la que ha perdido el tren hoy y mañana. Que ese progreso y esa modernidad que necesitaba nuestra región para no quedarse atrás frente a otras regiones limítrofes se ha convertido en retroceso y atraso en muchos ámbitos. Y no solo hablamos de infraestructuras, también en lo tocante a las personas se ha sentido ese retroceso. Cuando seguimos escandalizados por lo sucedido en el Parlamento vasco, mientras se debatía una “Ley de Abusos Policiales” y un individuo de EH Bildu se atrevió a llamar “nazis” y “asquerosos” a los agentes de la Policía Nacional, Guardia Civil y Ertzaintza presentes en el pleno, tenemos que recordar que aquí, en Castilla-La Mancha, el PSOE de García Page gobierna en coalición con PODEMOS y que no fue capaz de apoyar una Proposición no de Ley presentada por el PP en las Cortes regionales en apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Pero es que no contentos con esto, hace unos meses un alcalde socialista, concretamente el de El Bonillo (Albacete), viajó a Venezuela para hablar bien del régimen de Maduro. Hay una mala gestión de las emociones colectivas, pero también hay una mala gestión económica. Por esa mala gestión han conseguido que seamos una de las regiones con mayor presión fiscal, lo que sigue provocando la fuga de empresas a regiones vecinas. Además, Page incumplió el déficit ya en 2016, ya que este ascendió al 0,82%, situando a Castilla-La Mancha en su mayor cifra histórica de deuda con 14.313 millones de euros. Y si la semana pasada hablábamos del problema que supone la despoblación en nuestra región, hoy tenemos que afirmar que García Page es el enemigo número uno del campo. Debe cientos de millones a este sector y rebajó las ayudas a los agricultores ecológicos. Año tras año presenta un presupuesto falso en materia de agricultura y ganadería porque vemos cómo las partidas no se ejecutan, pretendiendo engañar a este sector que es prioritario en nuestra región. García Page pasará a la historia por ser el primer presidente que devolvió 150 millones de euros de fondos europeos agrarios por no pagar. Además se retrasa injustificadamente el pago de las ayudas de la PAC y otro tipo de ayudas relacionadas con el campo y por si esto fuera poco llegó a rechazar una enmienda del PP que proponía un millón de euros para paliar los daños agrícolas ocasionados por la plaga de conejos.

En cuanto a las infraestructuras García Page está incumpliendo su promesa de realizar las autovías Toledo-Ciudad Real, así como la de Albacete-Cuenca, produciéndose también un parón absoluto en las infraestructuras hidráulicas ya que en lo tocante al agua lo único que le interesa es agitar y enfrentar.

En definitiva, una legislatura perdida para nuestra región que ha continuado con las viejas políticas ya conocidas del PSOE del “yo invito tú pagas” y de los planes para las fotos. Con este bagaje no me extraña que Page se niegue a aceptar un cara a cara con el presidente del PP de Castilla-La Mancha Paco Núñez. Se vería quien tiene las ideas y la fuerza para ser el presidente que sitúe a nuestra región donde merece estar. Ese presidente sin duda es Paco Núñez.

La revuelta de la España “vaciada”

Publicado el 31 marzo de 2019 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

Cuando escribo esto aún no se ha celebrado la gran manifestación del domingo en Madrid para alzar la voz contra la despoblación, la gran revuelta de la “España vaciada”. Aún Raimundo Martínez no ha llegado a Madrid, porque me acaban de decir que todavía le quedan unos kilómetros de los casi sesenta que lleva recorridos a pie desde su pueblo, Torrubia (Soria) hasta Calatayud, donde se montará en el tren que lo lleve a la capital. Y esos sesenta kilómetros de reivindicación los está haciendo acompañado de su burra “Margarita”, para protestar por la falta de infraestructuras que está condenando su pueblo a la desaparición. He leído que 10.000 sorianos estarán en la manifestación del domingo. Y hablo de Soria porque gracias a la burra, la queja de Raimundo se ha conocido en toda España. Es nuestro país hay 78.000 localidades por debajo de los 100 habitantes, 23.000 más que en 1998. Según los últimos datos del Gobierno el 30% del territorio concentra el 90% de la población. Por desgracia Castilla-La Mancha no es ajena a esta cuestión y tenemos el mismo problema que el resto de España. Es evidente que a día de hoy muchos de nuestros pueblos no cuentan con buenas infraestructuras sanitarias o de transporte. Tampoco tienen suficientes ayudas para modernizar explotaciones agrícolas y ganaderas que las hagan más rentables y colaboren en fijar población en el medio rural haciéndolo atractivo. Son muchas las veces en las que el Partido Popular de Castilla-La Mancha ha manifestado su preocupación por esta cuestión y muchas las veces que el presidente regional Paco Núñez ha planteado propuestas sobre esta cuestión que nos afecta y debe preocupar a todos. En algunas ocasiones ha dicho que se puede luchar contra la despoblación estando presentes y cuidando “las tradiciones populares de los pueblos, que les dan vida”, unas fiestas y costumbres que promueven el turismo, dinamizan la economía local y crean puestos de trabajo, lo que ayuda a fijar la población en las zonas rurales. También ha dicho que es necesario buscar “fórmulas de empleo” que permitan fijar población en provincias de Castilla-La Mancha como la nuestra. Es necesario que las explotaciones agrícolas y ganaderas tengan mejores ayudas y mejoras en impuestos, como en la cuota de autónomos o en el impuesto de sucesiones y donaciones, que el Partido Popular se ha comprometido a eliminar. Porque creemos en nuestro medio rural y porque siempre lo hemos apoyado, porque creemos que atajar el problema de la despoblación que sufre nuestra región es una cuestión fundamental, el  propio presidente Núñez encabezará la representación del PP regional que asistirá a la manifestación. Además, Núñez, ya ha avanzado que cuando gobierne a partir de mayo en nuestra tierra pondrá en marcha políticas encaminadas a la creación de empleo y a fijar población en el medio rural. Porque tenemos claro que apostar por nuestro medio rural, por nuestros pueblos y ayudar a fijar población con medidas encaminadas a favorecer la empleabilidad y el desarrollo es fundamental no solo para esos municipios, sino para todos nosotros y sobre todo para los que vendrán después que nosotros.