0

Semana Santa de Ciudad Real. De las palabras a los hechos.

Publicado el 12 marzo de 2017 en Destacados, General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

El pasado sábado comenzaba ya con calor de primavera y olor a Semana Santa, con la tradicional presentación del cartel oficial de la Semana Santa de Ciudad Real. Un acontecimiento en el que se dan cita las hermandades de la ciudad que sirve para dar la salida oficial a nuestra Semana Mayor. Este año el cartel es una fotografía del Santo Sepulcro obra de José Luis González-Tejero. Y es que estamos en plena Cuaresma y se suceden los actos cofrades. Actos a los que intento asistir, pese a que se suelen solapar porque los días son los que son. Este fin de semana, además del anteriormente señalado, se han llevado a cabo actos por distintas hermandades como la Coronación de Espinas, Nuestra Señora de la Soledad, el Descendimiento, Nuestra Señora de la Esperanza y la hermandad del Ecce Homo (Pilatos), donde tengo parte de mi corazón gracias a Carlos Oraá. También mi hermandad del Prendimiento vivió sus XV Vivencias Cofrades y presentación del cartel de la Hermandad. Las Vivencias corrieron a cargo de Francisco M. Jaime Sevilla y el cartel es una obra de arte realizada por Óscar Patón para recordar la primera salida procesional de la Virgen de la Salud. Un cartel para enmarcar, en un año que será para siempre historia de esta joven y blanca hermandad. Las novedades en la Estación de Penitencia, harán que la hermandad se vincule aún más, si cabe, al barrio de los Ángeles y a su institución educativa más señera como es el colegio Marianistas. Saldremos desde el colegio, con lo que eso supone de reforzar los lazos de unión entre ambas instituciones. Gracias Mariano Ureña y gracias a toda la Junta de Gobierno por tanto. También quiero destacar aquí a otra de mis hermandades: la Flagelación. Si el Prendimiento vuelve sus ojos a Marianistas, la Flagelación ha llevado a cabo una impagable misión evangelizadora en el Colegio de San José. Otra feliz idea de Emilio Martín Aguirre y todos esos que estáis por ahí alrededor de Jesús de la Bondad y del colegio San José (¿verdad Chechu?). Esta es la rica realidad de nuestras hermandades y cofradías. Durante este pasado fin de semana, y durante el próximo, cientos y miles de ciudadrealeños de todas las edades, muchísimos jóvenes, han dedicado unas horas del día a participar en los cultos de sus hermandades. Quien no quiera ver que Ciudad Real se emociona y vibra con esta celebración no merece representarnos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y es que como dijo alguien, hoy quedan menos días para que comience la melancolía. Cuando se cierre la Cuaresma y el sol empiece a señalar con su dedo las túnicas de los primeros penitentes, los de las Palmas, ese día comenzará la fecha más esperada por muchos de nosotros. Hago mías las reivindicaciones del presidente de la Asociación de Cofradías quien, durante el acto de presentación del cartel oficial, exigió al Ayuntamiento una mayor dotación económica para la Semana Santa de Ciudad Real. El movimiento se demuestra andando y es el momento de pasar de las palabras a los hechos. A estas alturas todos sabemos, lo dice en cada acto de Semana Santa al que asiste, que la señora alcaldesa de muchacha fue costalera de la Virgen de la Misericordia y que hacía torrijas. Eso está muy bien, pero ya no basta. Ahora los cofrades ciudadrealeños exigimos que la dotación presupuestaria se incremente progresivamente para seguir engrandeciendo nuestra Semana Mayor. Debe volver la subvención eliminada de bandas de música. El sábado la señora Zamora tuvo la osadía de decir que no se había eliminado, cuando las hermandades no la han cobrado en 2016. Lo puede llamar como quiera, el caso es que antes la cobraban y ahora no. Nuestra Semana Santa es de Interés Turístico Nacional y eso no lo puede decir ninguna otra celebración de la capital. Ese simple hecho bastaría para que el Ayuntamiento se volcara y desde luego no vamos a permanecer impasibles ante los ataques de los que quieren acabar, poco a poco, con esta celebración tan querida y tan nuestra.

Deja un comentario