Los fondos europeos contra la COVID deben llegar a los sectores más castigados de Castilla-La Mancha

Publicado el 29 enero de 2021 en General, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

El pasado jueves en el Pleno del Congreso de los Diputados se aprobaba el Real Decreto del Gobierno de medidas urgentes para la modernización de la Administración Pública y para la ejecución del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Dicho de otra manera, el Decreto que regulará el reparto y la aplicación de los fondos COVID que deben llegar de Europa. Un Decreto que pendió de un hilo y que el Gobierno de Sánchez logró aprobar gracias al voto de confianza de VOX, a través de una abstención. El Partido Popular votó en contra por la discrecionalidad que conlleva, por la falta de transparencia y la concentración de las decisiones en manos de Moncloa, es decir, en manos de Sánchez y de Iglesias. Para la gestión  de estos fondos tan necesarios en una España machacada por la crisis económica derivada de la sanitaria, Europa nos pide unos principios de gestión claros. Una planificación, una evaluación, un seguimiento y un control eficaz del gasto público. Con participación, diálogo y transparencia. Y ahora, conociendo a los que nos gobiernan ¿alguien cree que estos fondos se van a gestionar en base a esos criterios?

¿Y Castilla-La Mancha qué? Pues en nuestra región esperamos esos fondos tan necesarios como el que cree en la promesa de lo que vendrá, pero sin tener certeza del cómo ni del cuándo. De los nuevos instrumentos financieros puestos en marcha para salvar la economía, llamados genéricamente fondos “Next Generation”, el único que está territorializado es el conocido como “React UE” dotado con 10.000 millones y de los que a Castilla-La Mancha le corresponden 486 millones (si bien solo se esperan recibir 392 millones durante 2021 tal y como recogen los presupuestos de la Junta de Comunidades), lo que representa el 4,9% del total del fondo y una cantidad a nuestro juicio a todas luces insuficiente si tenemos en cuenta la incidencia sanitaria, social y económica que está teniendo la pandemia en nuestra región. Para el otro instrumento de financiación, el nuevo mecanismo de recuperación y resiliencia, el Gobierno de Page ha previsto que Castilla-La Mancha recibirá 500 millones de euros durante 2021, una cifra que nadie del Gobierno regional ha sabido explicar por qué es esa y no otra, ya que este fondo depende de lo presupuestado por cada Ministerio y que, en la mayoría de los casos, se repartirá a las Comunidades Autónomas vía conferencia sectorial correspondiente. En definitiva, muchas dudas en cuanto a la gestión de unos fondos que son tremendamente necesarios en nuestra región y de los que el Partido Popular estará muy vigilante porque en nuestra región hay demasiada gente que se está quedando atrás y en situaciones dramáticas.

Por todo ello el presidente regional del Partido Popular, Paco Núñez, ha sido tajante a la hora de reclamar que es el momento de hacer justo lo contrario de lo que está haciendo el Gobierno regional en estos momentos. Un Gobierno sobrepasado que no está liderando una respuesta para no dejar a nadie en la cuneta. Sectores como la hostelería, los autónomos, las agencias de viaje, las peluquerías, los ganaderos de reses bravas, el sector de la cultura y del espectáculo y muchos más están al borde de la extinción. Por eso estos fondos deben llegar directamente a estos sectores al margen de proyectos grandilocuentes que solo busquen el autobombo de Page y de su Gobierno.