• Adiós Sánchez, adiós PSOE

    Adiós Sánchez, adiós PSOE

    El 26 de junio de 2016 se celebraron elecciones generales en España. Fueron las decimoterceras desde...
  • A vueltas con los presupuestos 2019

    A vueltas con los presupuestos 2019

    Tras varios amagos y varios anuncios ya tenemos a la vista el proyecto de presupuestos del Ayuntamiento...

Adiós Sánchez, adiós PSOE

El 26 de junio de 2016 se celebraron elecciones generales en España. Fueron las decimoterceras desde la transición a la democracia y las segundas con Felipe VI como rey. El partido político más votado fue el Partido Popular, presidido y liderado por el entonces presidente en funciones Mariano Rajoy, cuyas candidaturas obtuvieron en el Congreso de los Diputados una mayoría simple de 137 escaños (catorce más que en las anteriores elecciones de diciembre de 2015) y un 33,01 % de los sufragios, seguido del Partido Socialista Obrero Español de Pedro Sánchez, que obtuvo el 22,63 % de los votos, lo que se tradujo en 85 diputados (cinco menos que en los anteriores comicios, su peor resultado en la actual democracia). En cuanto a la participación, esta fue del 66,48% del censo electoral, la más baja en unas elecciones generales de la actual democracia. Una vez que el PP consiguió tejer las alianzas necesarias y formar gobierno, el PSOE de Sánchez, con los peores resultados de su historia, empezó a urdir la manera de quitar el Gobierno al que legítimamente lo había ganado en las urnas con mejores resultados que en los anteriores comicios, celebrados solo seis meses antes. Sánchez lideró una moción de censura que tenía una premisa básica: desalojar del Gobierno al Partido Popular para convocar elecciones inmediatamente. Para conseguir ser presidente a costa de lo que fuera, Sánchez no dudó en aliarse con lo “mejor de cada casa”; los 84 votos de los diputados socialistas se unieron a los 67 de la ultraizquierda representada por PODEMOS y sus adlátere. Pero también a los de los enemigos de España como los golpistas de Esquerra Republicana de Catalunya y del PDCAT del fugado Puigdemont. También consiguieron los votos del PNV y de los filoterroristas de Euskal Herria Bildu. Con toda esa patulea se dispuso a gobernar Sánchez y conformar un gobierno “bonito”. Un Gobierno que tuvo que recomponer a los pocos días por los escándalos pretéritos de sus elegidos para la gloria. Un Gobierno en el que el raro es el que no tiene una sociedad para tributar menos a Hacienda. Un Gobierno con ministras que hablan despectivamente de sus compañeros a causa de su orientación sexual, un Gobierno en definitiva, capaz de hundir de nuevo a España en la crisis y en el desánimo. Y todo ello aderezado con un presidente del Gobierno que pronto empezó a ser conocido como el “okupa”, más preocupado por su imagen y por su bienestar personal que por los problemas reales de España. Más preocupado en acabar con la educación concertada y con sacar a Francisco Franco del Valle de los Caídos, que en procurar el bienestar de los españoles. Un presidente megalómano que en cuanto pisó moqueta dijo que quería acabar la legislatura y convocar elecciones en 2020. Pero todo ese castillo de naipes se ha desmoronado. El suflé se desinfló en cuanto los compañeros de viaje de Sánchez se lo propusieron. Con la excusa de la no aprobación de los presupuestos y con la concurrencia de algunos barones socialistas que tenían facturas pendientes de cobrar a Sánchez, la función terminó. Aunque creo sinceramente que fue la gran manifestación en la plaza de Colón el domingo anterior la que terminó de poner la puntilla a un Gobierno ensimismado que nunca tuvo que haber sido.

La convocatoria de elecciones para el 28 de abril da la voz a los españoles. Da la voz a los que saben que su voto tiene el poder de cambiar las políticas que han llevado de nuevo a España a la desesperanza. Pero es que además tenemos la oportunidad poco después de mandar a su casa a Page y en el caso de Ciudad Real a Pilar Zamora, que tampoco han tenido empacho en abrazarse a la ultraizquierda podemita para gobernar sin haber ganado las elecciones. Las fichas vuelven a la casilla de salida. Toca moverlas bien, porque España no se merece gobernantes que solo piensan en ellos mismos y en mantener sus privilegios acrecentando los problemas de los españoles.

A vueltas con los presupuestos 2019

Tras varios amagos y varios anuncios ya tenemos a la vista el proyecto de presupuestos del Ayuntamiento para 2019. Esta misma tarde del lunes 11 tendrá lugar la primera comisión preparatoria en la que los distintos Grupos Municipales presentaremos enmiendas a los mismos. Las enmiendas sirven para mejorarlos y para plasmar en ellos cuestiones que al equipo de Gobierno se le haya podido pasar. Desde el Grupo Popular, una vez analizados, creemos que los presupuestos son francamente mejorables y contienen partidas que a nuestro juicio no deberían estar, y otras que deberían estar dotadas con más presupuesto. Pero lo primero que salta a la vista es que es un presupuesto que incumple la ley. Y la incumple porque  incumple la regla del “techo de gasto” en más de un millón y medio de euros, lo que lo convierte en un presupuesto mentiroso, ya que los socialistas saben de antemano que no van a poder llevar a cabo el gasto comprometido por valor de ese millón y medio de euros, porque así lo marca la ley. Mucho nos tememos que de salir adelante ese millón y medio de exceso de gasto se solventaría no llevando a cabo las inversiones comprometidas.  En caso de no prosperar esta enmienda a la totalidad presentaremos también una serie de enmiendas para mejorar el proyecto de presupuestos que tiene como única virtud el hecho de que tiene será el último de la era PSOE/Ganemos.

En lo que a gasto corriente se refiere, presentaremos enmiendas para que se firmen convenios de colaboración, por valor de 5.000€ cada uno de ellos, con las asociaciones AECC, AMUMA y VIVELA, porque está muy bien ponerse en las fotos, pero las administraciones tienen que apoyar la importante labor que desempeñan estas asociaciones con colaboraciones reales que se deben materializar en un apoyo económico para ayudar a cumplir los importantes fines de estas asociaciones. También pediremos que se incremente hasta los 150.000 euros la partida de ayudas a la natalidad; que la partida de Cooperación Internacional de Emergencia pase a denominarse “Cooperación Internacional de Emergencia a Venezuela, ya que es un pueblo hermano al que no debemos dar la espalda y mirar para otro lado cuando están sufriendo por las políticas comunistas de Maduro. También plantearemos la creación de una partida de 10.000 euros para realizar un estudio serio y riguroso que culmine con una nueva Relación de Puestos de Trabajo (RPT) de los empleados municipales, ya que no nos pueden llegar quejas casi todas las semanas de los distintos servicios del Ayuntamiento por una mala planificación de los servicios; también que se aumente hasta los 42.200 euros la subvención a las cofradías de Semana Santa y se cree una nueva partida, de 5.000 euros, para subvencionar las bandas de música que acompañan a las hermandades durante las procesiones, partida que fue eliminada en el primer año de gobierno de Pilar Zamora. Clama al cielo que la única fiesta declarada de Interés Turístico Nacional tenga una aportación  municipal tan cicatera y que ha estado congelada toda la legislatura, limitando así que pudieran surjan mejoras y novedades en nuestra Semana Santa gracias al Ayuntamiento. De igual modo, y dentro del gasto corriente, plantearemos la creación de tres nuevas partidas, una dotada con 30.000 euros para subvencionar el fomento del deporte femenino; otra, dotada con 100.000 euros, para crear el Plan de Comercio Ciudad Real Más Capital, cuyo objetivo es apoyar a los emprendedores y al pequeño comercio, y una tercera, dotada con 50.000 euros, para poner en marcha el Plan Concilia, cuyo objetivo es facilitar a las familias de Ciudad Real la conciliación entre la vida laboral y la familiar.Para finalizar y en lo que se refiere al capítulo de las inversiones presentaremos tres enmiendas. Una de ellas pretende la creación de un Plan de Asfaltados y Acerados, dotado con 600.000 euros que ponga fin al lamentable estado en que se encuentran muchas calles de Ciudad Real que han sido totalmente olvidadas por Pilar Zamora. Otra, dotada con 300.000 euros, para terminar las obras del centro cívico de Puerta de Toledo, y una tercera para que se aumente en 150.000 euros, hasta llegar a los 300.000 euros, la partida para urbanizar la calle Fernando Alonso de Coca, ya que los 150.000 euros previstos por el equipo de Gobierno son totalmente insuficientes para urbanizar esa calle y son un engaño a los vecinos de esa zona. Todas estas enmiendas mejorarían un presupuesto que si el equipo de Gobierno hubiera querido ser honesto ya no debería estar intentado aprobarlo a estas alturas del año. Nos queda por saber qué harán los socios de Zamora en el Ayuntamiento. Hasta ahora los podemitas no han dicho ni pío en relación a este proyecto. ¿El que calla otorga?

En twitter