• La piscina del poli o el despropósito como forma de gobernar

    La piscina del poli o el despropósito como forma de gobernar

    Ya estamos demasiado acostumbrados a que la señora Gómez-Pimpollo, concejal de Educación y Deportes...
  • ¿Es transparente nuestro Ayuntamiento? ¿Es participativo?

    ¿Es transparente nuestro Ayuntamiento? ¿Es participativo?

    A los dogmas de la izquierda se le puede aplicar lo que decía Juan de Mairena, personaje literario con...

La piscina del poli o el despropósito como forma de gobernar

Ya estamos demasiado acostumbrados a que la señora Gómez-Pimpollo, concejal de Educación y Deportes del Ayuntamiento de Ciudad Real, mienta para intentar tapar su desmesurada incompetencia. El día que explicaron en clase el concepto “asumir la responsabilidad” debió hacer novillos. Hay una vieja máxima castrense aplicable a los jefes que dice que la responsabilidad no se comparte, es de quien ostenta el mando. En este caso el mando, para desgracia de los amantes del deporte ciudadrealeño, lo ostenta la señora Gómez-Pimpollo por delegación de la señora Zamora, y por ello la responsabilidad es suya. Da un poco de vergüenza ajena que tras dos años de gobierno del PSOE los fallos e irregularidades de la obra de la piscina quieran enjaretárselos a otros que sí hicieron su trabajo en tiempo y forma. Vayamos por partes. Es cierto que el vaso de la piscina necesitaba una obra de mejora, por ello a mediados de 2014 se llevó al Pleno un expediente de modificación de crédito por concesión de crédito extraordinario por importe de 359.907 euros para acometer la obra. Debido a los trámites burocráticos complejos para una licitación de esta cuantía el entonces concejal de deportes, haciendo caso a informes técnicos que así lo aconsejaban, decidió posponer los trabajos hasta el final del verano, con el fin de que los usuarios no vieran afectado su derecho a usarla. En estas llegó 2015 y ya con el proyecto adjudicado hubo cambio de gobierno en la alcaldía de Ciudad Real y llegó la era Zamora y la era Gómez-Pimpollo al Patronato. En estos dos años que han pasado desde junio de 2015 a junio de 2017 no sabemos a qué se ha dedicado el equipo de Gobierno, pese a estar todos cobrando del Ayuntamiento una dedicación exclusiva.

Si tenían presupuesto y tenían proyecto ¿por qué no inician la obra, según ellos tan necesaria, hasta marzo de 2017? La obra empieza y empieza mal, con una denuncia en comisaría por parte de un empresario. Denuncia nunca aclarada por parte de Zamora. En una visita a la obra en marzo de 2017 Pilar Zamora se compromete públicamente (maldita hemeroteca), a que la piscina esté abierta a principios de la temporada de baño. La obra sigue su curso y en estas estamos cuando, en plena ola de calor, llega el momento de abrir las piscinas y resulta que la obra no está acabada. El lunes 19 de junio llevan a Junta de Gobierno el siguiente punto: Propuesta CONTRATACIÓN PARA AUTORIZACIÓN DE LA REDACCIÓN DEL PROYECTO DE MODIFICACIÓN DEL PROYECTO NUEVO VASO DE PISCINA EN EL POLIDEPORTIVO MUNICIPAL JUAN CARLOS I. El problema legal surge cuando nos damos cuenta que la obra de la que habla el punto se está ejecutando desde el día 13. Es decir, que antes de que se apruebe ya están haciendo la obra. No sé si estaríamos hablando de un presunto delito pero estamos valorando la posibilidad de interponer una denuncia para el juez lo aclare. Y aquí no acaba la cosa. Parece ser que pese a todo el trabajo previo, pese a todos los informes que se tenían, será necesario un nuevo modificado para la zona adyacente a la piscina. Si esto se confirma lo más probable es que la piscina no se abra en todo el verano con el consiguiente perjuicio a sus más de 30.000 usuarios, por no hablar de la pérdida de ingresos en el Patronato de Deportes por las tarifas dejadas de percibir. A esto se une el hecho de que el pliego de condiciones para la contratación de socorristas que la señora Gómez-Pimpollo quería sacar está paralizado por un tribunal, una prueba más del lío y el despropósito en el que está inmerso el Patronato de Deportes por la “anti-gestión” de la concejal delegada.  Si les quedara un ápice de dignidad dimitirían tanto Pilar Zamora como Gómez-Pimpollo.

¿Es transparente nuestro Ayuntamiento? ¿Es participativo?

A los dogmas de la izquierda se le puede aplicar lo que decía Juan de Mairena, personaje literario con fundamento de realidad: “se señala un hecho, después se acepta como fatalidad y al fin se convierte en bandera; si un día se descubre que el hecho no era completamente cierto o que era totalmente falso, la bandera, más o menos descolorida, no deja de ondear”. Hay quien ha aceptado como una fatalidad que los servicios sociales o temas como la transparencia o la participación ciudadana son asuntos de la izquierda, y aunque es un hecho completamente falso, esa bandera aunque ajada y descolorida sigue ondeando. En estos días en los que se cumplían dos años efectivos de mandato del actual equipo de Gobierno, se han hecho muchos balances. Desde el Grupo Popular ya hemos dicho de forma harto gráfica que dos años después, todo está peor que cuando Zamora ocupó el sillón de la alcaldía. Una de las banderas de este equipo de Gobierno de perdedores es la transparencia. Pues bien, hace pocos días la organización “Transparencia Internacional” publicó su informe sobre cumplimiento por las instituciones públicas de la normativa legal sobre contratos. En este informe se analiza el nivel de publicación de contratos en la Plataforma de Contratación Pública del Estado por parte de cinco colectivos de instituciones públicas: Ayuntamientos, Comunidades Autónomas, Diputaciones, Parlamentos y Universidades públicas. En dicho informe el Ayuntamiento de Ciudad Real cosecha un rotundo suspenso en transparencia de los contratos y nos parece realmente grave que, en cuestiones de contratación, la gestión del Ayuntamiento pueda estar en entredicho. A esto se une el hecho de que el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales ha paralizado el Pliego de condiciones económico-administrativas, por las que el Patronato de Deportes del Ayuntamiento de Ciudad Real, quería contratar la prestación de servicios de socorrismo y ATS en las piscinas municipales. Lo realmente grave del asunto es que la concejala  del área se está planteando “trocear” el contrato paralizado y hacer contrataciones menores instalación por instalación, en un procedimiento a todas luces prohibido por la legislación. Nos sorprende que se creara a bombo y platillo una comisión especial de seguimiento de la contratación a la que Ganemos, los sostenes de Zamora en el sillón de la alcaldía, llamaban pomposamente “comisión de la verdad” y no se lleve este contrato a esa comisión. Hasta la fecha a esa comisión solo han ido contratos de la anterior legislatura sin que se haya encontrado ningún atisbo de ilegalidad en ninguno de ellos. Sin duda este tema dará que hablar y lo seguiremos de cerca. Otra bandera del PSOE es la participación. El gran mérito de este equipo de Gobierno es acabar con las asociaciones de vecinos constituidas en la capital, algunas con varios lustros de existencia. Este lunes se aprobará en Junta de Gobierno la propuesta de subvenciones a Asociaciones de Vecinos y de los 10.000 euros con los que cuenta la partida, se repartirá algo más de la mitad entre cinco asociaciones que han concurrido a la convocatoria. Si, solo cinco. Pero es que la gran promesa incumplida de Zamora en materia de participación son los presupuestos participativos. ¿Alguien me podría decir que obra o actuación se ha puesto en marcha con cargo a esos inexistentes presupuestos participativos? También la gran actuación transformadora de la ciudad que se iba a llevar a cabo mediante la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible (EDUSI), está obviando todo el proceso participativo que obligatoriamente conlleva.  A día de hoy, un año después de presentarse, no se han constituido las mesas de participación. Este equipo de Gobierno de perdedores cada vez recuerda más a los representantes del despotismo ilustrado y su lema de “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”.

En twitter