0

Navidad, guerra y política

Publicado el 24 diciembre de 2015 en Comunicación, General, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

levantamiento sitio BilbaoEn Navidad también se combate. La famosa tregua de Nochebuena entre el ejército francés y el prusiano durante la Primera Guerra Mundial, no es la tónica habitual. Unos años antes, en España, ya nos matábamos entre nosotros. Durante el segundo sitio de Bilbao  las tropas isabelinas defendieron la ciudad frente al intento carlista de ocuparla, convencidos éstos de la extrema necesidad de ocupar la capital vizcaína. Después de varios meses de sitio, y en medio de fuertes combates, el segundo intento carlista (y el último durante ésta guerra) por conquistar Bilbao, acabó en nuevo fracaso. Aún así la sitiaron y para no perder esta importante plaza, el general Espartero, ciudadrealeño de Granátula de Calatrava, comenzó su avance hacia Bilbao por la orilla izquierda del río Nervión, pero fue rechazado con gran pérdida de efectivos, dado que las posiciones carlistas que se le interponían estaban muy bien fortificadas y defendidas con gran valor. El fracaso le hizo ver la dificultad de avanzar y romper el cerco por esta orilla, decidiéndose a realizarlo por la opuesta. Durante todo el mes de diciembre se luchó en medio de un gran temporal y con el campo de batalla convertido en un barrizal.

Portugalete, Luchana…batallas sin cuartel al mando de Espartero y con la ayuda de otro general, cuyo apellido también es bien conocido en Ciudad Real, Marcelino Oraá. Fue hacia las 04:00 h. del 25 de diciembre, cuando el temporal empezó a cesar su crudeza, cuando los isabelinos consiguieron apoderarse del fuerte de Banderas, último que conservaban los carlistas, quedando para las tropas isabelinas libre el paso a Bilbao, ciudad en la que entraron el mismo día 25 de diciembre. En esta campaña el general Espartero ganó otras mercedes nobiliarias para añadir a su linaje: el título de conde de Luchana y el de vizconde de Banderas. En la actualidad, el poseedor del condado sigue llevando el apellido Espartero, pero esa es otra historia. Y como en España combatimos sin tregua sea Navidad o no, esta Navidad se presenta movida desde el punto de vista político. El resultado de las elecciones hace que no pueda haber tregua navideña y que los equipos negociadores de los partidos se afanen en reuniones y labores propias de otras épocas del año. Las pasadas elecciones generales han dejado un claro vencedor, el Partido Popular. Pero los perdedores quieren vender cara su piel y en un hecho insólito pretenden que el ganador no forme gobierno. Quieren sitiarnos, pero estoy convencido de que conseguiremos levantar el sitio y formar gobierno. A mí en las películas me gusta que ganen los buenos. Que le voy a hacer, yo soy así. Feliz Navidad!!!

Deja un comentario