0

Más Constitución y menos crispación

Publicado el 25 noviembre de 2018 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

Mañana martes día 27 a las 11,30 horas se inaugura en nuestra ciudad una exposición fotográfica titulada “40 años de España en Democracia”, organizada por las Cortes Generales junto a la Agencia EFE y, en este caso, con la colaboración del Ayuntamiento de Ciudad Real. La exposición a pie de calle recala en la capital gracias a las gestiones de la vicepresidenta tercera del Congreso, la diputada nacional Rosa Romero, y será inaugurada por la alcaldesa Pilar Zamora y por la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor. La exposición se enmarca en los actos conmemorativos de los cuarenta años de vigencia de la Constitución española de 1978 y refleja la historia de España en estas cuatro décadas, a través de imágenes de la Agencia EFE. Se trata de cuarenta fotografías que reflejan la historia que los españoles hemos podido construir juntos. Una historia constitucional no exenta de dificultades, pero que ha creado un marco de estabilidad y concordia, consolidado derechos y asentado  la convivencia y el desarrollo social y económico. Todo eso lo hicieron posible personas capaces de dejar al lado sus ideologías para llegar a grandes acuerdos que han hecho posible una España moderna, integrada en Europa y en el mundo; una España del derecho, del bienestar, del pluralismo político y social.

Pues bien, hoy todo esto está en peligro. Hace unos días pudimos ver para vergüenza de todos, cómo Ana Pastor ejerciendo su autoridad como presidenta del Congreso, tuvo que echar a la calle a un diputado que quiere pasar a la historia por sus infamias, por sus salidas de tono y su poca talla moral y política. Ese diputado de rufianesco apellido provocó hasta lo inaguantable a un ministro del Gobierno, al ministro Borrell. Posteriormente, cuando la recua independentista abandonaba el hemiciclo, uno de ellos hizo el ademán de escupir al ministro al pasar junto a él. Quizá desde los tiros de Tejero no había vuelto a pasar algo tan abyecto en el palacio de la Carrera de San Jerónimo ¿En qué se está convirtiendo la sede de la Soberanía Nacional? ¿Qué pretenden las izquierdas y los independentistas crispando de esta manera? Es más, qué pretenden crispando en el resto de las instituciones. Borrell parafraseó a Cicerón, al que defender la razón frente a la fuerza le costó la vida, aludiendo al inicio de sus famosas “Catilinarias”  y aquello de “Hasta cuando piensas abusar de nuestra paciencia…” refiriéndose a los independentistas. Tiene razón, pero no debería olvidar que los que le escupieron son los que tienen cogido del ronzal a Pedro Sánchez y que él es ministro gracias a ellos. Yo de Cicerón me quedo con la definición del concepto Historia que decía que “la historia misma, testigo de los tiempos, luz de la verdad, vida de la memoria, maestra de la vida…”. Pues sí, la historia es maestra de la vida, pero la izquierda radical representada por PODEMOS y los independentistas no deben haber aprendido nada de nuestra cruel historia contemporánea. Insisto, ¿qué pretenden con este frentismo frentepopulista y esta violencia verbal? ¿A dónde nos quieren llevar? Es necesario más Constitución y menos crispación. Los ciudadanos normales no nos entienden. No entienden que nos dediquemos a esto en vez de a intentar solucionar sus problemas. Es incomprensible que la franquicia de PODEMOS en Ciudad Real vaya a llevar al próximo pleno del Ayuntamiento dos mociones para crispar y que no aportan nada a nuestra ciudad. En un mes desde el pleno anterior lo único que se les ha ocurrido es plantear una moción para despenalizar el delito de ofensas a la Corona y a S.M el Rey y otra para declarar persona non grata a María Dolores de Cospedal. Quieren convertir el pleno en un lodazal, no sé si con el consentimiento de Pilar Zamora, insultando al Jefe del Estado y también a la que los votos de los ciudadanos de Castilla-La Mancha convirtieron en la primera mujer presidenta de la región. ¿Tanto odio alberga sus corazones? ¿Tan poco tienen que ofrecer a los que les pagan sus salarios? Ese no es el camino. Hay que aprender  de la historia para no volver a repetir trágicos errores.

Deja un comentario