0

La tregua de Navidad

Publicado el 23 diciembre de 2018 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

Hoy es Nochebuena y acostumbrados como estamos a vivir en una paz duradera gracias al sistema democrático del que gozamos, no somos capaces de valorar que no siempre ha sido así. España es un país cainita y durante su historia se han sucedido las asonadas, pronunciamientos y guerras civiles. Fue en Nochebuena durante el segundo sitio de Bilbao y con las tropas isabelinas defendiendo la ciudad frente al intento carlista de ocuparla, cuando empezó a sonar con fuerza el nombre de un paisano, el general Espartero. Después de varios meses de sitio, y en medio de fuertes combates, el segundo intento carlista (y el último durante ésta guerra) por conquistar Bilbao, acabó en nuevo fracaso. Aún así la sitiaron y para no perder esta importante plaza, el general Espartero comenzó su avance hacia Bilbao por la orilla izquierda del río Nervión, pero fue rechazado con gran pérdida de efectivos, dado que las posiciones carlistas que se le interponían estaban muy bien fortificadas y defendidas con gran valor. El fracaso le hizo ver la dificultad de avanzar y romper el cerco por esta orilla, decidiéndose a realizarlo por la opuesta. Durante todo el mes de diciembre se luchó en medio de un gran temporal y con el campo de batalla convertido en un barrizal. Portugalete, Luchana…batallas sin cuartel al mando de Espartero y con la ayuda de otro general, cuyo apellido también es bien conocido en Ciudad Real, Marcelino Oraá. Fue hacia las 04:00 h. del 25 de diciembre, cuando el temporal empezó a cesar su crudeza, cuando los isabelinos consiguieron apoderarse del fuerte de Banderas, último que conservaban los carlistas, quedando para las tropas isabelinas libre el paso a Bilbao, ciudad en la que entraron el mismo día 25 de diciembre. En esta campaña el general Espartero ganó otras mercedes nobiliarias para añadir a su linaje: el título de conde de Luchana y el de vizconde de Banderas. Espartero fue combatiente en tres de los cuatro conflictos más importantes de España en el siglo XIX, fue soldado en la guerra contra la invasión francesa, oficial durante la guerra de independencia del Perú y general en jefe en la ya mencionada primera guerra carlista. Vivió en Cádiz el nacimiento del liberalismo español, un camino que no abandonaría jamás. Ocupó puestos de altísima responsabilidad como árbitro de la política española. Llegó a presidir el Congreso de los Diputados, no así el Senado que fue presidido por otros prestigiosos generales. Fue regente del reino y no quiso ser rey de España. Pese a todo, hoy no pasaría el examen de lo políticamente correcto que la progresía le aplica a otros personajes históricos más cercanos en el tiempo, olvidando que ya solo son eso, personajes históricos. Enhorabuena al pueblo de Granátula por la brillantez de los actos organizados este año en honor a su hijo más ilustre. Vemos como en España se combate sin tregua también en Navidad. Esta semana que comienza traerá noticias de Andalucía y de la formación de su gobierno regional. Parece que el fin del socialismo está cerca gracias al resultado de las urnas que certificó el hartazgo de los andaluces ante un régimen que había hecho de la región su cortijo particular. Yo en estos días si haré una tregua de Navidad. Han sido meses de un trabajo intenso y constante en el Ayuntamiento y estoy seguro que tendrá sus frutos. El Grupo Municipal ha hecho un buen trabajo y estamos en mejores condiciones que nunca para volver a gobernar. El PSOE y sus socios han sufrido un gran desgaste y nosotros tenemos un gran candidato como es Francisco Cañizares. Con esos mimbres solo podemos salir a ganar con mayoría absoluta. Feliz Navidad para todos.

Deja un comentario