0

Hace falta más artículo 155

Publicado el 9 diciembre de 2018 en La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

La semana recién terminada ha estado dominada desde el punto de vista informativo por el análisis de los resultados de las elecciones en Andalucía y por las celebraciones de los 40 años de vigencia de la Constitución. En relación a las elecciones andaluzas poco más que decir que no se haya dicho ya. Los andaluces le han dado un tantarantán enorme a Susana Díaz que le está haciendo tambalearse, aunque no termina de caer. Caerá cuando el resto de partidos se pongan de acuerdo sobre a quien apoyar, que no puede ser a otro que al Partido Popular, segundo en votos y en escaños. Porque si algo está claro es que en Andalucía se necesita un cambio. Pero todo el demérito no es de Susana Díaz porque estoy convencido que también se ha castigado al PSOE por sus coqueteos con los pro etarras de BILDU y con los independentistas. Quizá también por eso ha entrado con fuerza VOX, el partido de Abascal, que en muchos casos se nutre de ex militantes del PP que no tuvieron paciencia y se marcharon antes de tiempo, caso del propio Abascal y de algún otro. Tiene mucho mérito lo que han conseguido en poco tiempo y aunque no comparto muchas cosas de su programa, respeto profundamente a los 400.000 andaluces que los votaron como respeto a los que votan a PODEMOS, aunque en ambos casos pueda pensar que están equivocados. La democracia es así y hay que aceptar lo que sale de las urnas. Sí Pablo, sí Echenique, hay que aceptar lo que sale de las urnas. Llamar a incendiar las calles porque no ha salido lo que te gusta no es una pataleta, es una conducta criminal y antidemocrática que debería tener consecuencias para los inductores de las mismas. Pero no pasa nada y así nos va.

Y todo esto sucede cuando estamos todavía con la resaca de las celebraciones constitucionales. El día 6 mientras en el Congreso el Rey Felipe VI volvía a pronunciar un discurso de gran altura política y a reivindicar el papel de la Monarquía como garante de la unidad de España, yo estaba en Almadén celebrando la Constitución con sus vecinos. Para quien no lo conozca, Almadén es un pueblo minero de unos 5.000 habitantes que los caprichos de la naturaleza decidieron que albergara en sus entrañas el mayor yacimiento de mercurio conocido hasta la fecha y que le ha hecho producir aproximadamente la tercera parte del mercurio consumido por la humanidad. Allí leímos artículos de la Constitución y sin duda el que fue más aplaudido fue el 155. Un artículo que dice que si una Comunidad Autónoma no cumple las obligaciones que la Constitución o las normas le impongan, el Gobierno podrá adoptar las medidas necesarias para obligarla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones y para proteger el interés general. El Gobierno de Rajoy aplicó a Cataluña este 155 y los golpistas no se lo perdonaron, hasta el punto de apoyar una moción de censura para que dejara de ser presidente del Gobierno. Hace unos días al llegar al Congreso para las celebraciones, Rajoy fue aplaudido y Sánchez, que llegó a la Moncloa gracias a los golpistas, fue abucheado. Hoy vuelve a ser necesario aplicar el 155 pero Sánchez es rehén de sus pactos con los separatistas catalanes y de los podemitas amigos de Venezuela. La situación en Cataluña es muy complicada. La actuación de los Mossos contra activistas violentos que pretendían boicotear manifestaciones de Vox rompiendo cordones policiales, lanzando objetos y quemando contenedores fue cuestionada desde el propio Gobierno de la Generalidad y criticada por los partidos independentistas. El consejero Buch consideró que algunas de las imágenes de las cargas “no se acaban de ajustar a los principios de una policía democrática” y afirmó que no le “temblará el pulso” si tiene que ordenar expulsiones del cuerpo. Estas palabras son una clara amenaza para el cuerpo de los Mossos y para que no hagan su trabajo. El propio gobierno catalán está “batasunizando” las calles catalanas y el que más claro ha hablado ha sido Pablo Casado quien ha considerado que “la kale borroka independentista ya no es una anécdota” y “está completamente fuera de sí”, por lo que ha exigido al Gobierno que aplique el artículo 155 en Cataluña. Si no se hace rápido Pedro Sánchez será cómplice de lo que allí ocurra. Es urgente aplicar el 155 otra vez.

Deja un comentario