García Page, el primero de su nombre

Publicado el 14 Octubre de 2017 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

La serie “Juego de Tronos” suscita unas pasiones que, si no las llevas más allá de la afición por las series televisivas, pueden ser hasta recomendables. Otra cosa distinta es que PODEMOS, y en concreto Pablo Iglesias, la eleve a compendio de la política y la utilice para explicar el presente de su acción política en España. Con esta lógica podemita, si García Page es el que ocupa el Trono de Hierro en su palacio toledano, el vicepresidente podemita García Molina se ha convertido en la “mano” del rey. Page conquistó el Trono de Hierro a base de intrigas y pactos, no por ganar la guerra, que no la ganó. Perdió en todas las provincias (reinos, si hablamos de la serie), en votos y en escaños. Sus fuerzas quedaron muy menguadas y se tuvo que aliar con una estirpe enemiga para hacerse con el trono. Dijo por activa y por pasiva que nunca se aliaría con ellos, ahí están las hemerotecas. Dijo que si perdía la guerra contra su señor, Pedro Sánchez, se retiraría. Ni lo uno ni lo otro. Page no tiene palabra y no es de fiar. Todo por conservar el Trono de Hierro. Un trono que sabe que no le pertenece por derecho. Pero de momento en sus ensoñaciones puede poner en sus tarjetas de visita “García Page: el primero de su nombre”. Y es cierto que ha sido el primero en muchas cosas. Ha sido el primero en hacer que falten 600 docentes en Castilla-La Mancha a día de hoy, en el peor y más caótico inicio de curso escolar que se recuerda. Por no hablar de los colegios cerrados, esos que nunca se cerraron en tiempos de Cospedal. Para Page y para los sindicatos afines, los que le aplauden, la educación no es una prioridad. Las camisetas verdes aguardan bien planchadas hasta que vuelva a gobernar el PP. También ha sido el primero en engañar con las listas sanitarias. Se ha  dedicado a jugar con la salud de los castellano-manchegos en una cuestión de la que no dejaron de hacer política ni un solo día durante el Gobierno de Cospedal. En la actualidad se están afanando en borrar las estadísticas que no les interesan que salgan a la luz, y así, los pacientes de Cirugía Menor que antes se contabilizaban, los han suprimido de un plumazo. Hay agendas cerradas en especialistas y se han creado listas de espera para las listas de espera. En esto también ha sido el primero.

Y como decíamos al principio, también ha sido el primero en otra cosa. Ha sido el primero en meter en su gobierno a PODEMOS. Un partido antisistema que quiere romper España. Tenemos el dudoso honor de ser la primera comunidad autónoma en tener a podemitas a los mandos del timón de nuestra región. Con mando en plaza. De momento nada más llegar y se han repartido los sueldos, asesores y prebendas correspondientes y se ha calculado que la entrada de PODEMOS en el Gobierno nos va a costar a los castellano-manchegos unos 600.000 euros, cien milloncejos de las antiguas pesetas. Por eso, esta semana que se celebra el Debate sobre el Estado de la Región, tendremos que asistir al espectáculo de escuchar como parte del Gobierno de Castilla-La Mancha a los que se han posicionado claramente a favor de un referéndum ilegal. A los que con sus actitudes y sus palabras han dado alas a los delirios separatistas que consideran a Otegui un hombre de paz. Con esos no quiero ir a ningún sitio y si a Page le queda algo de dignidad, antes de que llegue el día del debate debería cesar a su vicepresidente podemita que en plena ofensiva hispanofóbica y anti española se fue a Barcelona a reunirse con Oriol Junqueras, uno de los máximos “arquitectos” del delirio independentista. Si llegamos durante esta semana a ese debate sin que ese cese se haya producido, García Page habrá traicionado definitivamente a una tierra y a unos hombres y mujeres que nos sentimos profundamente españoles y comprometidos con nuestra Constitución, con el Estado de Derecho y con la indisoluble unidad de España, que es la que da fundamento a nuestra Carta Magna, como bien indica el artículo 2.

Aló alcaldesa

Publicado el 7 Octubre de 2017 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

Decía Ingmar Bergman, o al menos a él se le atribuye, la siguiente frase: envejecer es como escalar una gran montaña. Mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre, la vista más amplia y serena. Yo añadiría además que eso es así cuando se envejece con dignidad. Con esos “méritos y ancianía bien gastada” que dejó escrito el gran Jorge Manrique. Pues bien, los que nos dedicamos a la política y hemos tenido responsabilidad de gobierno encontramos esas mismas dificultades que cuando se escala una montaña. Por desgracia el actual equipo de Gobierno de Ciudad Real, presidido en la cara A del disco por Pilar Zamora y en la B por Ganemos/Podemos, no tiene esa mirada serena y limpia, quizá porque no está envejeciendo con dignidad. La legislatura ya está más que mediada, va camino de la senectud y aunque tienen la maquinaria administrativa a su disposición y la responsabilidad de gobernar, abdican de esa responsabilidad. A veces porque no saben y otras veces porque reciben órdenes de sus socios de Gobierno, los podemitas de Ganemos. O a veces por una combinación de las dos causas como sucede en Ciudad Real. Intentan subir más rápido y no se paran a mirar a su alrededor. Solo escuchan a los que llevan al lado, a los tiralevitas. En cambio, desde nuestra actual posición, nosotros tenemos la mirada más libre, la vista más amplia y serena y solo nos debemos a los vecinos de nuestra ciudad, de Ciudad Real. Por eso podemos plantear en el Pleno las medidas que creemos necesarias para que nuestra ciudad prospere, porque desde esa cierta altura vemos que las cosas no van bien. El pasado pleno ordinario ocurrió una situación kafkiana. En esta ciudad moderna, en esta ciudad que recibe millones para Desarrollo Urbano Sostenible, nos quedamos sin tumbas por falta de previsión. Podría tratarse del guión de una mala película, pero era cierto. El pleno fue el jueves y hasta el martes no hubo sepulturas disponibles. Una irresponsabilidad manifiesta. Nadie ha dimitido todavía. Aló señora Zamora ¿escucha usted a sus vecinos? ¿Por qué no llamó a los afectados? Hubo familias que entre el dolor por la pérdida de un familiar y su incomunicación se sintieron maltratados. Porque usted llama a quien quiere. En el pasado pleno de Ordenanzas Fiscales, nada más terminar usted y sus adláteres se dedicaron a llamar a empresarios, si a empresarios, a intentar justificar su postura ante la brutal subida de impuestos que acababan de perpetrar y, lo que es más grave, a intentar echar la culpa al que está en la oposición.

Todos estamos acostumbrados al paripé que ustedes montan con sus socios podemitas cuando les interesa. Usted señora Zamora votó en contra de la propuesta del PP de bajar el IBI al 0,85. Usted señora Zamora votó en contra de rebajar el impuesto a los agricultores y ganaderos. Usted señora Zamora votó en contra de rebajar el impuesto a la mitad al pequeño comercio de la capital. Y usted votó en contra de eliminar el IBI diferenciado para las grandes empresas, que usted misma implantó el año pasado. Hay que tener cortedad de miras para que en estos momentos en los que las empresas están saliendo de Cataluña usted se invente el mayor IBI de España para las grandes empresas. Ole tú. Así que no nos venga con milongas. Rebaje el IBI porque puede hacerlo en estos momentos, ahí si nos encontrará. Donde no nos va a encontrar es en el trilerismo político de hacer como que se enfada con sus socios, cuando al final lo único que usted sabe hacer es oposición al Partido Popular. Por lo que escucho y palpo, ya le queda poco para volver a ocupar esa posición. Señora Zamora, escuche a sus vecinos que son los que de momento le pagan el sueldo.

El mito catalán y el apoyo al Gobierno

Publicado el 24 Septiembre de 2017 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

Los dirigentes catalanes nunca se han caracterizado por la mesura precisamente. Ya durante la Guerra de Sucesión española eligieron el bando equivocado al no apostar por el que a la postre sería Felipe V de España. Como el resto de España, Cataluña se vio inmersa en un conflicto dinástico tras la muerte sin descendencia de Carlos II. Un conflicto que desencadenó una guerra civil entre los partidarios de los borbones, principalmente en la Corona de Castilla, frente a los austracistas, mayoritarios en la Corona de Aragón. No es que los catalanes quisieran ser independientes. Lo que querían es que su rey y el de toda España fuera el archiduque Carlos de Habsburgo, en vez de Felipe de Anjou. Así de fácil y así de crudo. A partir de aquí el independentismo ha querido fabricar un mito. Un mito tamizado por otras conductas poco edificantes de los dirigentes catalanes, como cuando se sublevaron en 1934 contra el Gobierno de la República y proclamaron el “Estat Catalá”. Si, si, se sublevaron contra la República. Por eso me dan ganas de llorar cuando veo a algunos jóvenes independentistas, probablemente analfabetos funcionales, enarbolar la bandera estelada independentista junto a la bandera tricolor de la II República. Allá ellos con su enchilada mental. Pero volviendo a lo anterior. Ni siquiera toda Cataluña era partidaria de Carlos de Austria. Hubo una Cataluña borbónica (Cervera, Berga, Manlleu…), como también hubo un Aragón y una Valencia borbónicas. Es lo que pasa en las guerras civiles, que los contornos no están claros y simplificar complica más las cosas. Pues a partir de esos hechos de 1714, unidos a la mitificación de la proclamación del Estado Catalán de Companys en el 34, hacen que varias generaciones de catalanes se hayan creído el cuento de que en el resto de España nos levantamos todos los días pensando en como fastidiarlos a ellos. Como los demás no tenemos problemas nos dedicamos a incordiar a los pobres catalanes. Madre mía de Montserrat que afán de victimismo y que manera de mirarse el ombligo permanentemente que tiene esta gente. Y por si faltara para el duro, desde 2015 hasta la actualidad tenemos a PODEMOS en toda España dando la tabarra y contando a cada uno lo que quiere escuchar. Y así en Madrid “pablemos” dice que es un patriota y en Cataluña dice que lo suyo es votar. Y no es que tenga un cacao mental, es que son malos y felones y quieren destruir España. Por eso no se entiende que otros políticos que juraron o prometieron defender la Constitución tengan una postura tan tibia. Si es porque creen que apoyando al Gobierno se debilitan, se equivocan. Apoyando al Gobierno y a la acción del Estado en Cataluña salen reforzados.

Ahora que en Cataluña se cuestiona todo lo español, no se entienden posturas ambiguas como la de la alcaldesa de Ciudad Real en el tema de la bandera de España. O si se entienden, si de lo que se trata es de mantener el sillón cuando sabe que depende de PODEMOS para seguir calentando la silla. No solo apoyo a mi gobierno en las trascendentales decisiones que está tomando y en las que aún le quedan por tomar, sino que quiero mandar un fuerte abrazo a la Policía Nacional y a la Guardia Civil de Cataluña y de toda España, porque ellos en última instancia son los que tendrán que garantizar que España siga siendo la Patria común e indivisible que proclama el artículo 2 de la Constitución Española de 1978.

QUO VADIS?, PILAR

Publicado el 18 Septiembre de 2017 en La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

Tras más de dos años de legislatura, de “gobierno del cambio”, cabe preguntarse si el cambio ha sido a mejor o a peor para nuestra ciudad. Es más, cabe preguntarse como San Pedro le preguntó al Señor: Quo Vadis? ¿A dónde vas Pilar? Está claro que a la señora Zamora no le vamos a pedir que se sacrifique por nosotros, pero al menos que nos diga qué idea de ciudad tiene y si lo que estamos viendo hasta ahora, en cuanto a dejadez y falta de compromiso, será su modelo hasta el fin de la legislatura. Cada vez son más las quejas que nos llegan en relación a la limpieza y al cuidado de las zonas verdes y arbolado de la ciudad. Debemos cuidar ese patrimonio verde que fue la mejor tarjeta de presentación de nuestra ciudad durante muchos años. En el pasado Pleno cuando enumeramos las quejas de los vecinos en materia de limpieza poniendo casos concretos llegados al Ayuntamiento, la concejal de Limpieza argumentó con un simplismo absoluto “que no eran quejas, sino reclamaciones”. O sea ¿que el que reclama no se queja? Pues claro que se queja. Se queja de la inacción de un equipo de Gobierno más preocupado en hacer oposición a la oposición que en gobernar. Un equipo de Gobierno más preocupado en agradar a Ganemos/Podemos, que tienen la llave, que en contentar a los vecinos de Ciudad Real dando satisfacción a sus demandas. Y es que esto de la “nueva política” lo impregna todo. No limpiar las calles es “nueva política”. No tratar con fitosanitarios los árboles y dejar que mueran bajo las plagas es “nueva política”. Recojo de “miciudadreal” la siguiente información: “Hemos pasado un verano “maravilloso”, dice irónicamente una vecina de la comunidad de Los Madroños, en la Avenida de los Reyes Católicos, donde hasta la piscina de la comunidad está llena de los pequeños coleópteros amarillentos que tanto están dando que hablar este verano en Ciudad Real” Pues bien, esto es la nueva política. En el Pleno también se habló de los contenedores nuevos que tan poco están contribuyendo a la limpieza de la ciudad. No nos quedó claro, ni a nosotros ni a nadie, por qué tiene que mejorar la cuenta de resultados del RSU a costa de los vecinos de Ciudad Real. Si para el RSU estos contenedores de peor calidad le han supuesto un ahorro en cuanto al material y en cuanto a la mano de obra que se necesita para su recogida, ¿por qué ese menor coste no se ha traducido en una bajada de las tarifas que el Ayuntamiento de Ciudad Real paga al Consorcio? Muchas dudas sin resolver y muchos vecinos molestos. Y por último, en el pasado Pleno también quedó claro que a la señora Zamora y a los suyos les da sarpullido la bandera de España.

Es cuanto menos curioso que aludan a falta de presupuesto para poner las banderas de España que faltan en algunos edificios y dependencias municipales y no haya problemas presupuestarios para cambiar las placas de calles que nadie les ha pedido que cambien. Bueno si, se lo ha pedido PODEMOS y eso son palabras mayores. Pues esto es lo que tenemos en Ciudad Real.

El Partido Popular marca el camino mientras Pilar Zamora “chupa rueda”

Publicado el 10 Septiembre de 2017 en La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

Siempre he defendido que gobernar es gestionar. Tener las ideas claras y saber qué quieres para tu ciudad y para tus vecinos. Ayer terminó la Vuelta ciclista a España (que un año más no ha pasado por Ciudad Real, y a la vista de lo que dijo Page en Cuenca hace unos días tampoco lo hará en 2018). Hemos visto como los ciclistas vencían sus límites y como Contador ganaba en el L’Angliru, ya en el ocaso de su carrera. En la gestión de lo público, en la gestión del Ayuntamiento, hay muchos L’Angliru que subir, muchas etapas que quemar y muchos kilómetros que hacer y lamentablemente Zamora no es Contador. Zamora y su equipo no avanzan los primeros y son de los que “chupan rueda” y van a rebufo de los que proponemos cosas positivas y necesarias para nuestros vecinos. Es curioso que los que gobiernan hayan interiorizado que no ganaron las elecciones y que nos les corresponde estar ahí y se dedican a presentar mociones como si fueran un grupo más de la oposición. Es algo insólito en un Ayuntamiento que el equipo de Gobierno plantee mociones al Pleno ya que, puesto que gobiernan, lo que deben hacer cuando se les ocurre una idea es ejecutarla, llevarla a efecto, no presentar una moción al Pleno. Por eso digo que chupan rueda, en este caso del Partido Popular que en su subconsciente es el gobierno municipal. Ejemplos tenemos muchos, pero basta con recordar cómo en cuestiones relativas a medio ambiente se toman decisiones tras las denuncias en redes o en ruedas de prensa del Partido Popular. Si decimos que los árboles de nuestra ciudad están enfermos de galeruca y que caen gusanos sobre las personas que se sientan debajo, al día siguiente o a los pocos días salen los concejales del PSOE anunciando a bombo y platillo novedosos tratamientos con endoterapia, tratamientos que se deberían haber hecho antes de dejar los árboles morir. Si decimos que los nuevos contenedores generan suciedad y problemas para los vecinos, salen diciendo que el RSU ha comprado un camión lavadora que va a lavar los contenedores para que estén limpios como la patena. Y después está el tema de la movilidad.

En el tema de la zona azul ya no saben que inventar para que no se hable de que anunciaron por tierra, mar y aire que la iban a quitar y ahí sigue tan lozana y recaudando sus buenos cuartos al Ayuntamiento de Ciudad Real. El Grupo Popular presentó hace unos días una moción para debatir en el próximo Pleno recordando a Pilar Zamora que lleva dos años incumpliendo la Ordenanza Municipal de Ordenación y Regulación del Estacionamiento, donde se incluyó la creación de la tarjeta profesional de aparcamiento para comerciantes, regulándose además el procedimiento de obtención de la misma, así como los derechos que conllevaría su posesión. Que curioso que antes de debatirse, el “concejal-recogedor de firmas contra la zona azul”, David Serrano, dio una rueda de prensa anunciando su puesta en marcha. Otra vez chupando rueda de los que nos preocupamos por la ciudad y por sus vecinos. Y por último lamentar que no he visto todavía ningún comunicado oficial del Ayuntamiento solidarizándose con nuestros hermanos mexicanos de los estados de Chiapas y Oaxaca y más concretamente con la municipalidad de San Cristóbal de Las Casas, la antigua Ciudad Real de México, ciudad con la que existe un hermanamiento oficial. Quiero pensar que se trata de un descuido porque cayó en fin de semana y ya se sabe que eso de trabajar en fin de semana para Zamora y los suyos…

¿El Ayuntamiento fomenta la Pandorga o el botellón?

Publicado el 29 Julio de 2017 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

Estamos en Pandorga. Durante los días anteriores hemos asistido a eventos que prueban que la fecha se acerca. El pandorgo José Luis Vendrell y la dulcinea Eva María Masías cederán el testigo a Magdaleno León y a Ana Belén Chacón. Serán el pandorgo y la dulcinea de hogaño y guardo el máximo respeto ante cualquier ciudadano que quiera ser el mantenedor de las tradiciones de nuestra ciudad. Enhorabuena a los que dejan su puesto porque ya para siempre formarán parte de la historia social, cultural y festiva de Ciudad Real. Y a los que llegan con ganas e ilusión todo mi apoyo y la certeza de que representarán su papel a la perfección. Ya se ha contado muchas veces el origen de la Pandorga. Ese origen tiene que ver con la ofrenda que los agricultores ciudadrealeños hacían a la Virgen del Prado. Ofrenda en forma de frutos de sus campos, pero también en forma de cante y bailes. Se trataba de una fiesta sencilla en la que nuestros antepasados portaban su simbólica ofrenda con música de cuerda y bailes regionales. Durante el siglo XX la Pandorga ha estado sometida a vaivenes y avatares que han condicionado su celebración, pero se puede convenir que es en los años 80 del pasado siglo XX, cuando la Pandorga adquiere la configuración que conocemos actualmente. A partir de 1980 la Pandorga vuelve a tener Pandorgo. A partir de ahí, el Pandorgo nos representa en las distintas festividades que tienen lugar en Ciudad Real y es el prototipo de hombre manchego. Junto a él aparecen las figuras de Dulcinea, en su vertiente juvenil e infantil. El punto culminante de esta fiesta llegó en 1986 con la declaración de la misma como de Interés Turístico Regional. Esta declaración lleva implícito un reconocimiento que ha hecho que, desde entonces, la Pandorga se haya consolidado como fiesta, y que cada año atraiga a miles de visitantes que quieren disfrutar de la ofrenda a la Virgen, de la limoná, y de las actividades lúdicas y festivas que lleva aparejada la fiesta, que hacen que la noche del 31 de julio la Plaza Mayor de Ciudad Real y sus aledaños se llenen con miles de personas que disfrutan de la celebración.

La Pandorga se ha consolidado  como  una fiesta espejo de nuestros valores culturales y nuestra tradición popular. Una fiesta que no debe convertirse en un macro botellón porque eso acabaría con su esencia. Es una pena que durante estos días también hayamos conocido lo que los vecinos de la zona del Torreón han llamado como los “decretos de la vergüenza”, firmados por la señora Zamora y que  han permitido beber en la calle durante varios días antes de la celebración oficial de la Pandorga. Esto ha provocado estampas terribles de desechos y suciedad en el centro de la ciudad, principalmente en la zona del Torreón, acompañados de ruidos hasta altas horas de la mañana. No debemos intentar atraer jóvenes a toda costa con el reclamo del alcohol, la fiesta y la permisividad. A los jóvenes se les debe atraer por la esencia de la fiesta, no por lo accesorio. Parece que el actual Ayuntamiento del PSOE y GANEMOS ha optado por la primera opción. Turismo de borrachera sin que tengamos playa. Observamos con preocupación cómo este tipo de decisiones del actual equipo  de Gobierno pueden desvirtuar  elementos de la fiesta que  fueron fundamentales para obtener la declaración de Interés Turístico Regional. Seguimos estando en desacuerdo con la supresión de la figura de las Dulcineas Infantiles. Tampoco se ha avanzado nada en los trabajos, si es que se está trabajando, para conseguir que la Pandorga sea declarada de Interés Turístico Nacional. En eso el equipo de Gobierno si nos tendrá al lado, pero en la eliminación de tradiciones y en el fomento del botellón nos van a tener enfrente. Feliz Pandorga.

Page se podemiza y Ciudad Real será la siguiente

Publicado el 23 Julio de 2017 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

En el tema de los presupuestos de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha nos están vendiendo una cosa que no es. Como se dice vulgarmente, Page nos quiere vender la moto y se me viene a la mente el periodo de la “ley seca” en Estados Unidos, durante los años 20 del pasado siglo. Allí se vendían unos paquetes de zumo de frutas en los que se podía leer el siguiente mensaje: “Atención: el contenido de este paquete no debe ponerse en una vasija de barro, mezclado con levadura y ocho litros de agua, porque entonces se obtendría una bebida alcohólica cuya fabricación está prohibida”. Pues algo así pasa con el documento de los presupuestos. Los socialistas, con Page a la cabeza, dicen que es un documento que garantiza el crecimiento de Castilla-La Mancha porque es el presupuesto más “avanzado” de la última década. Pero debería llevar una etiqueta como la del zumo de frutas americano que dijera: Atención, si estos presupuestos se mezclan por segunda vez con las Cortes de Castilla-La Mancha y se aprueban, PODEMOS entrará en el Gobierno con su acento venezolano, se subirán los impuestos y se destruirá empleo en nuestra región. Más que nada porque nadie se llame a engaño. Por activa y por pasiva se ofreció a Page pactar los presupuestos con el PP, pero él ha preferido echarse en manos de PODEMOS y de Pablo Iglesias. ¿Alguien se imaginó alguna vez que Pablo Iglesias, el que solo cree en la democracia al estilo venezolano, pondría sus manos en nuestra querida tierra? Pues no solo ha puesto las manos, sino que va a tener a dos peones sentados en el Consejo de Gobierno de la región gracias a la traición de Page, que en vez de comportarse como un hombre y cumplir su palabra de irse si perdía Susana Díaz, se atornilla a la poltrona, baja los pestillos del AUDI oficial y se pone las anteojeras para no ver lo que pasa a su alrededor. La otra opción hubiera sido convocar elecciones y sabía a ciencia cierta que las perdía. Por no hablar del perjuicio que esos presupuestos suponen para Ciudad Real capital debido a que no contemplan, al igual que en su primera versión, ni un céntimo para las tan cacareadas inversiones ni para los compromisos a los que Page y Zamora han aludido tan a menudo. Sin duda Zamora ya se ha configurado como la peor regidora de la historia de Ciudad Real. Es imposible hacerlo peor en tan poco tiempo y el bajar los brazos para no enfadar a sus jefes y no reclamar lo que nos corresponde, no ayuda a mejorar su imagen ante unos ciudadanos cada vez más hartos de ruido, de suciedad y de malas decisiones, como la de sustituir los contenedores, que ni son limpios ni accesibles. Por no hablar del asunto de la piscina, que a día de hoy es casi un expediente X y nadie entiende cómo no ha habido ceses o dimisiones ante una actuación tan negligente. Ciudad Real se para. Ciudad Real se apaga. Son frases que no nos gustaría tener que escribir. Son frases que no nos gustaría tener que escuchar de boca de nuestros vecinos. Pero son una realidad que no podemos soslayar. Y todo esto con el riesgo añadido de que PODEMOS quiera entrar también en el gobierno municipal ya que Pilar Zamora vería con buenos ojos, como ha hecho Page, ceder algunas concejalías de Gobierno a los concejales de GANEMOS/PODEMOS.

El PSOE en manos de PODEMOS

Publicado el 16 Julio de 2017 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

García-Page es un presidente de poco fuste. Tan poco fuste que necesitó a PODEMOS para alcanzar el sillón del palacio de Fuensalida. Sin el apoyo de los radicales de izquierdas la presidenta hubiera sido María Dolores Cospedal, que fue quién ganó las elecciones en nuestra región. Durante estos dos años ha jugado al despiste con los ciudadanos de Castilla-La Mancha, aparentando una autonomía y una solvencia inexistente. Pero lo cierto y verdad es que quien tenía la sartén por el mango eran los dos chisgarabises de PODEMOS en las Cortes de Castilla-La Mancha. Y justo en la mitad de la legislatura los dos podemitas han roto la baraja y han forzado una crisis al no aprobar los presupuestos de Page. Unos presupuestos que plasman la subida de impuestos y el desprecio a colectivos muy importantes de nuestra región como los agricultores y ganaderos. Ha sido incapaz de presentar unos presupuestos de consenso y ahora esos mismos presupuestos sectarios van a aprobarse gracias a la rendición con armas y bagajes del PSOE ante PODEMOS, para no tener que ir a elecciones ante la certeza de García-Page de que perdería la presidencia de la Junta. Y es que tras perder también ante Pedro Sánchez, habrá pensado que ahí fuera hace mucho frío…y eso que estamos a cuarenta grados. El caso es que Page ha preferido pactar sus presupuestos con PODEMOS antes que con el Partido Popular. El PP, un partido que siempre ha preferido la estabilidad al caos, y que lo único que pidió para aprobar los presupuestos fue que se bajaran los impuestos en nuestra región. La respuesta al PP y la respuesta a los castellano manchegos ha sido no. Da hasta miedo escuchar al filo comunista Pablo Iglesias felicitar a García-Page por el hecho de que PODEMOS vaya a estar en el Gobierno de la región. Ni los amigos de Maduro soñaron con llegar a más, ni la región a menos. Esperemos que estos dos años que faltan hasta las elecciones no supongan un daño irreparable a nuestra región en materia de progreso y desarrollo económico. También en Ciudad Real pasa algo parecido. Pilar Zamora gobierna gracias a los radicales de GANEMOS/PODEMOS y en dos años la ciudad ha protagonizado un retroceso en todos los órdenes. Ya hemos hablado muchas veces de la suciedad y la falta de un mantenimiento adecuado en servicios e instalaciones. Estamos a 17 de julio y una de las instalaciones más importantes de la ciudad, la piscina del polideportivo, en la que veranos tras verano hemos disfrutado generación tras generación de ciudadrealeños, está cerrada. No sé si tendrá que ver el hecho que la concejal responsable no es de Ciudad Real y tiene poco arraigo en la ciudad, pero la realidad es que no ha sido lo suficientemente diligente ni previsora al planificar la obra. Sus concejalías, deportes y educación, son de las peor gestionadas pero aún así en cada pleno y en cada una de sus intervenciones nos regala una intervenciones plagadas de soberbia y de displicencia. Supongo que todo esto que hace, o más bien que no hace, es con el consentimiento de su jefa, la señora Zamora, que hace tiempo debería haber tomado cartas en los asuntos de los concejales en vez de dejarles hacer de su capa un sayo en las concejalías. Así nos va a todos los ciudadrealeños. Y ahora lo que nos faltaba es que los de GANEMOS/PODEMOS pidan también entrar en el gobierno municipal. Ya gobiernan desde las sombras pero tenerlos dando órdenes a los funcionarios sería perjudicial para Ciudad Real. Con todo, lo peor de GANEMOS no es que no tengan ni idea de gestionar. Que no sientan cariño por nuestras tradiciones o que no sean capaces de cumplir sus promesas electorales. Lo de peor de GANEMOS es que hace unos días se negaron a participar en un homenaje institucional a las víctimas del terrorismo con ocasión del asesinato de Miguel Ángel Blanco. Les dejo a ustedes la calificación de estos hechos pero ese día los demócratas estuvimos juntos para decir alto y claro no al terrorismo. Por sus hechos los conoceréis…

Zamora fracasa con las remunicipalizaciones

Publicado el 21 Mayo de 2017 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

Esta semana que comienza se cumplirán dos años desde las elecciones municipales de 2015. Unas elecciones que volvieron a dar el triunfo al Partido Popular en nuestra ciudad, pero esta vez sin mayoría absoluta. El pacto del “Tinell” contra el PP, o el cordón sanitario que llaman otros, hace que el PP solo pueda gobernar cuando obtiene mayoría absoluta, porque de lo contrario se unen todos contra él, como sucedió en Ciudad Real. La izquierda radical no tuvo empacho en hacer alcaldesa a la socialista Pilar Zamora justificándolo con unas negociaciones ficticias en las que el PSOE se comprometía a llevar a cabo una serie de medidas impuestas por GANEMOS/PODEMOS. Había algunos puntos considerados como “líneas rojas” por los radicales. Se debía acabar con la zona azul, y se debían asumir por parte del Ayuntamiento servicios que están prestándose por parte de empresas privadas. Pues ni lo uno ni lo otro. Ahora con la perspectiva del tiempo y tras constatar el fracaso de las remunicipalizaciones, entendemos que lo único que querían era impedir el gobierno de los ganadores, impedir el gobierno del PP. La historia de la humanidad está llena de fracasos. Fracasos grandes y pequeños, individuales y colectivos, involuntarios o provocados. Lo importante de un fracaso es sacar las conclusiones adecuadas, pedir disculpas y evitar que vuelva a suceder. El fracaso de Pilar Zamora con las remunicipalizaciones es difícil de calificar. Es difícil de calificar porque desde el Grupo Popular le llevamos advirtiendo desde el principio del error que iba a cometer. Quería acabar con un modelo de gestión de los servicios que garantizaba a los vecinos de Ciudad Real unos niveles de eficacia y de calidad. Además, sus veleidades ponían en riesgo casi 200 puestos de trabajo directos. Parece que por fin se han dado cuenta y van a rectificar. Tumban su proyecto estrella de legislatura.

Leer Más…

La agricultura, sector clave para el PP

Publicado el 14 Mayo de 2017 en General, La Tribuna por Miguel Angel Rodríguez

Cada 15 de mayo se celebra San Isidro, Santo patrón de Madrid, de los agricultores y campesinos en general, y por ello muy venerado en una provincia eminentemente agrícola como la nuestra. La agricultura y la ganadería están íntimamente relacionadas con nuestro pasado, pero también con nuestro presente. Es una actividad económica que hay que apoyar y a la que hay que ayudar. Frente a esto vemos como lo que hace la actual administración regional es poner palos en la rueda y disminuir las ayudas para cierto tipo de cultivos, como por ejemplo los ecológicos. Se trata de un tipo de producción que requiere de unos requisitos y del uso de unos insumos que de no existir estas ayudas no serían rentables para el agricultor. En definitiva, si no se mantienen las ayudas, al agricultor le costaría más producir que lo que sacaría con la venta del producto. El paso siguiente sería que desaparecería la agricultura ecológica. En la capital también hay agricultores y ganaderos. Unos agricultores y ganaderos que se sienten desamparados por el gobierno regional, por un PSOE que nunca ha creído en este sector y que cuando gobernó Zapatero hizo hasta que desapareciera el Ministerio de Agricultura. Pero es que en la pasada edición de la Feria Nacional del Vino (FENAVIN), un grupo de agricultores ecológicos se concentraron a las puertas del recinto, y aunque se permitió a alguno de ellos acercarse al presidente regional García-Page, éste no hizo ningún ademán de escuchar, como si solo hiciera falta escuchar al que se acerca para adular. Y me consta que la plataforma creada al efecto no busca ningún tipo de politización, solo buscan defender sus explotaciones y poder seguir produciendo de forma ecológica.
Esta semana que comienza tendrá lugar el Congreso Provincial del Partido Popular y también se hablará de agricultura. Se hablará para comprometernos con este sector y con su gente. En la ponencia política se dice textualmente: El Partido Popular apoya la agricultura y la industria agroalimentaria porque son fundamentales en la economía de la provincia de Ciudad Real. La importancia económica, social, territorial y medioambiental del sector agroalimentario, que con su actividad construye, conserva y mejora el paisaje, hace que sea una de las prioridades del Partido Popular. Gracias al sector agrario el paro ha descendido en los últimos meses en la provincia. El Partido Popular seguirá apoyando la actividad agraria como generadora de empleo en nuestra provincia. Y así hasta 34 puntos más de la ponencia política que tienen que ver con la agricultura, la ganadería, el sector agroalimentario, el medio ambiente y el desarrollo rural. Mientras que otros partidos andan a la greña con peleas internas, el Partido Popular concurre a sus congresos en paz, unidos y debatiendo sobre lo que interesa a los ciudadanos de la provincia de Ciudad Real, no sobre lo que interesa al partido. Esa es la fuerza del PP. La fuerza de un partido que busca el interés general y no el suyo propio.