Conciliación y corresponsabilidad: de las palabras a los hechos

Publicado el 24 marzo de 2018 en La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

Del Blog de Dommuss

En el pasado pleno del Ayuntamiento también se habló de una cuestión que ha tenido poco eco y que para el Grupo Popular es muy importante. Llevamos una moción para que se hablara sobre conciliación y corresponsabilidad. Una moción que no iba contra nadie, sino a favor de nuestros vecinos. Estamos convencidos de que es el momento de llegar a un acuerdo político para adoptar una serie de medidas que faciliten y favorezcan la conciliación de la vida laboral y familiar a hombres y a mujeres, y por eso propusimos al pleno una batería de medidas encaminadas a tal fin. Pedíamos que se modificaran y mejoraran las bases reguladoras para la concesión a las empresas del “Distintivo Municipal de Calidad en Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres, Conciliación y Responsabilidad Social Empresarial”, teniendo en cuenta, entre otros parámetros para otorgar el distintivo, los siguientes puntos: Existencia de horario flexible, implantación del teletrabajo, creación de una “bolsa de horas extras” para disfrutar de las mismas en el momento en el que trabajador las pueda necesitar, el pago en especies como por ejemplo tiques guardería, horas de profesores a domicilio, asistencia del hogar o formación. En contraprestación se podría ofrecer a las empresas espacios gratuitos de publicidad en los medios de comunicación municipales, o algún tipo de beneficio fiscal. Asimismo este tipo de medidas se podrían poner en marcha también en el propio ayuntamiento adaptándolas a la legalidad vigente. También solicitamos que el Ayuntamiento ponga en marcha para el próximo curso escolar 2018/19 una convocatoria para la concesión de bonos infantiles a las familias para la escolarización de sus hijos e hijas de 0 a 3 años en las Escuelas y Centros de Educación Infantil más próximos a su domicilio o puesto de trabajo, una petición que ya presentamos vía moción en el Pleno de abril de 2017, que se aprobó por unanimidad, y a la que no se ha dado cumplimiento. También solicitamos que, con el objetivo de ayudar a más familias de la capital, se modificasen las bases que regulan las ayudas cheque-bebé, para que lo pueda obtener más gente. Lamentablemente el rodillo del PSOE y GANEMOS funcionó y esta moción no prosperó.

La casualidad quiso que un día después, el viernes 23,  el Consejo de Ministros aprobara un acuerdo por el que se establece el día 23 de marzo como Día Nacional de la Conciliación de la vida personal, familiar y laboral y la corresponsabilidad en la asunción de responsabilidades familiares. La medida va encaminada a que por parte de toda la sociedad se tome conciencia de la importancia que tiene la conciliación y la corresponsabilidad para la calidad de vida de todas las personas. El texto del acuerdo recoge en su preámbulo que “seguir avanzando en un modelo de sociedad de roles compartidos que favorezca la conciliación de la vida personal, familiar y laboral, y la corresponsabilidad en la asunción de responsabilidades familiares es un objetivo compartido. Que los hijos puedan ser cuidados y atendidos por sus padres y madres, que puedan disfrutar de su tiempo libre, y que todo esto sea compatible con el desarrollo y una carrera profesional plena”. Al mismo tiempo, recoge que es “prioritario favorecer el reparto equilibrado de responsabilidades”. También se señala que la conciliación y la corresponsabilidad garantizan que se sigan reduciendo desigualdades entre mujeres y hombres en todos los ámbitos de la vida política, económica, social y cultural. Como medidas que favorecerán la cultura de la conciliación habla de horarios racionales, de seguir favoreciendo mecanismos de flexibilización, potenciar la Responsabilidad Social Corporativa, ampliar los permisos laborales para el cuidado de hijos, crear un banco de horas y ampliar los permisos de paternidad y maternidad. Como se puede apreciar unos predican mientras otros preferimos dar trigo.

El PSOE y PODEMOS contra todos

Publicado el 18 marzo de 2018 en La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

La izquierda solo sabe jugar en terrenos de juego embarrados. Por eso se empeña en las marrullerías y en convertir todo en un lodazal. Esta semana lo ha hecho en dos asuntos de especial relevancia: en el tema de las pensiones y en el de la prisión permanente revisable. Llevaron a España a la ruina no una, sino dos veces y llevan desde los tiempos de Alfonso Guerra enredando con el tema de las pensiones y metiendo miedo a nuestros mayores, que saben que sus pensiones solo han peligrado con gobiernos del PSOE. El ejemplo lo tenemos en Andalucía, donde no han dudado en gastarse el dinero de los parados en juergas y en otras cosas que por pudor no diré, pero que se pueden leer en el sumario de los ERES y de los cursos de formación. Lo cierto y verdad es que hoy día en España hemos pasado de la crisis a la recuperación y se pagan más pensiones, más altas y a más pensionistas que nunca. Mariano Rajoy ni congeló ni recortó las pensiones. Su decisión de evitar el rescate ha permitido que España haya sido el único país de los más afectados por la crisis económica que no ha tenido que hacer un fuerte recorte en las pensiones. Las pensiones estaban congeladas. Ahora se incrementan todos los años, suben todo lo que el sistema permite, al menos un 0,25%, y lo hacen por ley y pese a las chinas puestas en el camino por la izquierda que quiere que todo vaya mal. Nuestros mayores no se dejan manipular por una izquierda mentirosa a la que nunca le han importado y que, en el caso de PODEMOS, incluso pidió que no pudieran votar a partir de una determinada edad. Vergonzoso.

El otro tema en el que el PSOE está enfrente de la sociedad es en el de la prisión permanente revisable. Con ese afán casi quirúrgico de acabar con todo lo que haya hecho el PP, se han empeñado desde el inicio de la legislatura en que la figura de la prisión permanente revisable debe salir del Código Penal, debe derogarse. Con un buenismo digno de mejor causa, consideran que hay alimañas que pueden reinsertarse en la sociedad, cuando los hechos demuestran lo contrario. En cualquier caso si esa reinserción se produjera, se revisaría su caso a los 25 años. El pleno del Congreso aprobó el pasado jueves que se derogue esta figura jurídica, gracias a que el pasado 10 de octubre se admitió a trámite la proposición del PNV en este sentido. El jueves PP y Ciudadanos se quedaron solos votando a favor de la prisión permanente revisable, pero no es menos cierto que se trató el asunto porque en octubre Ciudadanos votó a favor de admitir esa proposición de ley. “Un pasito pá lante María, un pasito pá tras”, que le vamos a hacer. Pero lo peor de todo fue el trato vejatorio que el portavoz del PSOE, Juan Carlos Campo se llama el individuo, dispensó a los padres y familiares de víctimas de terribles delitos y que estaban presentes en el hemiciclo. ¿Sería mucho pedir que Su Señoría se pusiera en el pellejo de esos padres…? ¿Sería mucho pedir que el PSOE escuchase a los tres millones de españoles que han firmado a favor del mantenimiento de la prisión permanente revisable? Cabe recordar que en Ciudad Real el PSOE y GANEMOS, que no es más que un PODEMOS descafeinado, votaron en contra de la moción del PP que pedía precisamente eso, que se mantuviera la prisión permanente revisable. Porque queremos que los terroristas, los asesinos de niños y los depredadores sexuales se pudran en prisión. ¿Es mucho pedir señores del PSOE y de PODEMOS?

CIUDAD REAL: UNA PELÍCULA DE ALTO PRESUPUESTO PARA ACTORES DE SEGUNDA

Publicado el 12 marzo de 2018 en La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

www.clm24.es

Esta semana se ha hablado mucho del presupuesto municipal para 2018. Ya saben que estamos hablando de presupuestos a estas alturas del año porque no se aprobaron cuando tocaba debido al bloqueo de GANEMOS, que decía aquello tan castizo de “qué hay de lo mío”. Y como lo suyo no iba, pues paralizados hasta que ha ido. El presupuesto es importante porque es el documento que marca las líneas generales de las actuaciones que se quieren llevar a cabo en el municipio. Planifica los gastos y prevé los ingresos con los que financiar esos gastos. Es el que asigna los recursos para llevar a la práctica las ideas del equipo de Gobierno. Pero el presupuesto no hace milagros. Tienen que existir ideas y ganas de poner en marcha un proyecto que beneficie a la mayor parte de los vecinos. Saber cual es el modelo de ciudad que queremos. Planificar las inversiones con criterios lógicos beneficiando a todos los barrios por igual y sobre todo dar servicios de calidad a unos vecinos que pagan impuestos para que eso sea así. Nada de eso ocurre en el presupuesto recientemente aprobado en el Ayuntamiento de Ciudad Real con los únicos votos del PSOE y la franquicia de PODEMOS en la capital, Ganemos. Hace unos años escuché una frase, no a un gran político o estadista, sino a un actor. Decía Matt Damon que “lo normal en Hollywood es que cuanto mayor era el presupuesto, más simple solía ser el personaje”. Algo parecido pasa aquí. Que independientemente de lo que crezcan las partidas, independientemente de los recursos asignados, el papel lo aguanta todo, al final los actores del mismo e incluso el argumento es de lo más simple: mantenerse en la poltrona y evitar que gobierne el partido que ganó las elecciones. Vemos como año tras año, y van tres, las inversiones se van acumulando sin llegar a ejecutarse. Inversiones que se anuncian una y otra vez sin ningún pudor, sin que los vecinos las vean. Vemos como se hacen jornadas y montajes grandilocuentes para explicar el gran cambio que experimentará Ciudad Real con la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible (EDUSI), mientras que las partidas que para este fin llevaba el presupuesto 2017 ya finiquitado, ni se han tocado. Una parálisis que afecta a la ciudad y nuestros dirigentes no la ven. Mientras se votaba en contra de enmiendas del PP que buscaban reforzar el área de Promoción Económica para atraer empresas, el centro de la ciudad se está llenando de locales vacíos. El pequeño comercio cierra ante la pasividad del Ayuntamiento que se limita a ser actor secundario en un drama que hace que las palabras “Ciudad Real se para” no sean un simple slogan, sino una terrible realidad. Vemos cómo se cierran las puertas a las ideas de la oposición que buscan mejorar el presupuesto. Vemos cómo mientras dicen que este presupuesto favorece la participación ciudadana, las partidas que se incluyeron ya desde 2016 para este fin siguen intactas. El presupuesto participativo es una entelequia porque los únicos que participan en su elaboración son el PSOE y GANEMOS, o Podemos, o como se llamen hoy, en conversaciones sin luz ni taquígrafos. Y por último, ya que este sábado ha tenido lugar el Magno Pregón de nuestra Semana Santa, sigue avergonzándonos que el Ayuntamiento no apoye decididamente esta celebración. La única celebración declarada de Interés Turístico Nacional a la que se le regatean medios y cariños. Porque a veces no solo hace falta presupuesto, sino sentir la cercanía de un ayuntamiento que cada vez está más alejado de la realidad de nuestros vecinos. Por tercer año consecutivo, los tres años del pacto PSOE/GANEMOS, no habrá aumento en la partida de subvenciones ni la subvención para bandas de música. El argumento que se nos daba hasta ahora era que Ganemos no quería que existieran partidas con “nombres y apellidos” en el presupuesto. Pero es que este año van por primera vez dos partidas con nombre y apellidos para subvencionar a UGT y CCOO. Nos tendrán que dar otra excusa diferente y no seguir engañando a los cofrades de Ciudad Real. Por desgracia queda demostrado que el tamaño del presupuesto o de las partidas que lo conforman no es el barómetro adecuado para medir el interés real del equipo de Gobierno por esta ciudad. Para medir su interés hay que prestar más atención a las partidas que faltan que a las que aparecen.

 

 

 

Page perpetra un ataque sin precedentes a la Educación

Publicado el 4 marzo de 2018 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

de www.elcrisoldeciudadreal.es

En el pasado Pleno municipal el equipo de Gobierno del PSOE asestó el golpe de gracia definitivo al colegio público Juan Alcaide. El Gobierno municipal se quedó solo votando la desafectación del inmueble para su uso educativo y tuvo que ser el voto de “calidad” de la presidenta del Pleno, el que inclinase la balanza a favor de eliminar toda referencia al uso educativo del referido inmueble. Desde el Grupo Municipal Popular venimos denunciando, ya desde el curso pasado, el ataque sin precedentes a la Educación de nuestra ciudad y de nuestra provincia, por parte del Gobierno de García-Page. Una fechoría en la que no está solo, sino que cuenta con el silencio cómplice de Pilar Zamora en lo que atañe a la capital. No solo el Juan Alcaide, sino que también el colegio Ciudad Jardín ha cerrado sus puertas durante este curso educativo. Viendo esta realidad suenan a mofa las declaraciones que realizó hace unos meses, en concreto en junio de 2017, el responsable de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes en Ciudad Real asegurando que el Gobierno de Castilla-La Mancha «no se ha planteado ni se plantea» el cierre de colegios de educación infantil y primaria (CEIP) en la capital ciudadrealeña. ¡Pues vaya si se lo llegan a plantear! Y es que no solo desmintió «rotundamente» que se fueran a cerrar colegios, sino que lamentó «que se juegue con este tipo de cuestiones tan sensibles que deben quedarse al margen de la pugna política y que lo único que causan son intranquilidad e inestabilidad a alumnos, padres y madres y profesores». ¿Ahora hablan de dejar estas cuestiones al margen de la pugna política? ¿Ya no recuerdan sus declaraciones incendiarias contra el Gobierno de la presidenta Cospedal a cuenta de la Educación? Una Educación que los sucesivos gobiernos de Bono y Barreda dejaron en manos de la izquierda más recalcitrante y que tocó fondo en cuanto a recursos humanos y materiales. Pues si, hay que sacar la Educación del debate partidista pero lo cierto y verdad es que la Educación en nuestra provincia ha sufrido un retroceso considerable, denunciado por la comunidad educativa y por algún sindicato. El inicio de curso fue el peor que se recuerda. Caótico sería el adjetivo más adecuado. Una patente falta de previsión llevó a que durante varios meses después de iniciarse el curso faltasen profesores. Asimismo se está trabajando en condiciones precarias con cada vez más tercios de jornada, de hecho Castilla-La Mancha es la comunidad autónoma con mayor porcentaje de jornadas parciales en Educación. Y por si esto fuera poco, para el próximo curso ya se han anunciado supresiones de unidades de infantil y primaria y de maestros de secundaria y FP. Desde luego un panorama desalentador y que confirma que las manifestaciones altisonantes de Page y los suyos en campaña electoral solo buscaban utilizar políticamente la Educación sin voluntad de mejorarla. Y este hecho es más grave si cabe, si tenemos en cuenta que Castilla-La Mancha ingresó a lo largo de todo el año 2017, con cargo al Fondo de Liquidez Autonómica, un total de 1.800 millones de euros. Cantidades con las que no se contaba en 2012.