Ciudadanos, ni sí, ni no, sino todo lo contrario

Publicado el 26 Noviembre de 2017 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

En la vida no hay nada peor que no saber qué quieres. No saber si vas o si vienes y dejarte llevar cual brizna de hierba donde te lleve el viento. Que viene cierzo, allá que vamos a donde nos empuje. Que viene ábrego o solano, otro viraje. En política hay quien cree que diciendo cada día una cosa y sobre todo, diciendo lo que quieren oír los posibles votantes, van a llegar muy lejos. A Ciudadanos y a su líder carismático Albert Rivera les ocurre algo parecido. Y contagia a sus franquicias en el resto de España esa conducta errática. Aún recuerdo cuando el líder carismático en noviembre de 2015 pidió una intervención española en la guerra de Siria junto a la OTAN diciendo “nadie quiere la guerra, pero lo que tampoco podemos pensar es que vamos a acabar con el Estado Islámico, con su financiación, con su lavado de cerebro a tantísimos jóvenes, con un minuto de silencio”. Tenía razón, pero dijo esto sin que ningún socio de la coalición militar contra Daesh hubiera pedido una mayor implicación española y no quiero pensar lo que hubiera pasado, y lo que hubiera dicho Rivera, si el Gobierno hubiera participado en una operación terrestre con posibilidad cierta de bajas. Mesura Albert, mesura. Por poner algún ejemplo más cercano, sin remontarme muy atrás porque vemos que ejemplos hay muchos, aún tengo fresca en la memoria la portada de algún diario como El MUNDO, en su edición del 3 de septiembre (hace poco más de dos meses), en la que se podía leer: “Sánchez y Rivera aconsejan a Rajoy que no aplique el 155”. Cambió el viento y a los pocos días Rivera no sólo quería el 155 ya, pero ya, sino que un poco más y pide que salgan los tanques como pidió para Siria. Pasó de no querer el 155 a quererlo más que nadie en menos que canta un gallo. Y ahora están enarbolando la bandera de la equiparación salarial entre policías y guardias civiles con las policías autonómicas. Y otra vez llega tarde. No creo que nadie dude de mi compromiso personal con nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. No solo creo que deben cobrar más, sino que pienso que son los mejores de entre nosotros y que en el caso de la Guardia Civil si no existiera habría que inventarla, por la impagable labor que hacen en toda España y en especial en el medio rural. En honor a la verdad hay que decir que entre las 150 medidas que Ciudadanos pactó con el PP para apoyar la investidura de Rajoy, no figuraba ninguna petición para estos colectivos. Sí para investigación, para autónomos, para emprendedores, para el cambio climático, un plan de choque contra el desempleo, mejorar la transparencia pública, una ley básica de Servicios Sociales, programas de refuerzo educativo…, pero en las cuarenta y cuatro páginas del documento ni una palabra sobre la equiparación salarial. Se les pasó. Y de este documento no hace tanto, es de agosto de 2016. No cayeron. Pero es que durante la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado para 2017, los vigentes, tampoco dijeron ni pío. Ojo, que a mí me parece fenomenal que ahora reivindiquen esto, porque Ciudadanos solo acierta cuando rectifica y apoya al Partido Popular. Tienen esa extraña habilidad. Fue el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso el que el 24 de octubre de 2017 presentó una Proposición en el Congreso en la que se instaba al Gobierno de Rajoy a equiparar los salarios, y Ciudadanos se sumó a la propuesta cuando el Gobierno ya había aceptado la reclamación. Han tenido que pasar treinta años de reivindicaciones para que sea este Gobierno, les guste o no, el que por primera vez haya incluido una partida en los presupuestos de 2018 con el compromiso de seguir plasmando esas partidas en presupuestos sucesivos, hasta lograr la equiparación total en 2021. Nunca antes se había atendido esta justa reivindicación de nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Esta es la realidad y no otra. Por lo tanto ante esos giros y esas vueltas que da el “partido de la ciudadanía” mucha gente se pregunta ya ¿para qué sirve Ciudadanos?

Sigue el desgobierno en Ciudad Real

Publicado el 19 Noviembre de 2017 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

El próximo 24 de noviembre hará justo un año de la sesión celebrada por el Pleno del Ayuntamiento de Ciudad Real en la que asistimos a la culminación de un despropósito auspiciado por el pacto de perdedores del PSOE/GANEMOS. Tras más de un año con la televisión municipal apagada y fuera de servicio se aprobó el punto en el que se daba cuenta de la sentencia por la que los ciudadrealeños teníamos que pagar 122.000 euros, más de veinte millones de pesetas, a los seis trabajadores de la televisión municipal despedidos improcedentemente por Pilar Zamora. Pese a las advertencias de nuestro Grupo Municipal, siguieron erre que erre con un asunto, el de las remunicipalizaciones, en el que faltó humildad y sobró soberbia e improvisación. Un quebranto a las arcas públicas de veinte millones de las antiguas pesetas para volver al mismo punto de partida inicial: la readmisión de los trabajadores, el pago de los salarios dejados de percibir y la puesta en marcha de la televisión, tras esas vacaciones de un año de duración pagadas por todos. No es de extrañar a la vista de estos acontecimientos que tengan que subir los impuestos existentes e inventarse impuestos nuevos a grandes empresas para pagar esos caprichos remunicipalizadores. Tras ese fracaso vinieron todos los demás. Fue como el castillo de naipes que se desmorona. Limpieza, ayuda a domicilio y parques y jardines siguieron el mismo trámite y ya queda definitivamente olvidado el dogma de las remunicipalizaciones, que al principio de la legislatura se antojaba fundamental para Ganemos/PODEMOS. Al final se comprueba que lo único que les importaba era evitar que gobernase el partido que ganó las elecciones y garantizar sus sueldos y sillones. En el tema del pliego de parques y jardines siguen actuando sin saber lo que hacen. Han elaborado un pliego tan deficiente técnicamente que está recurrido y el procedimiento parado por una reclamación que ha estimado un tribunal. Mientras las zonas verdes se siguen deteriorando por la inseguridad jurídica a la que ha estado sometida la empresa, la semana pasada se tenía que haber celebrado una mesa de contratación para la apertura de ofertas relativas a la nueva adjudicación. Dicha mesa se suspendió a expensas de la resolución del Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales. Un despropósito tras otro mientras el equipo de Gobierno sigue en su particular “dolce far niente”. No sé por qué esta situación me recuerda la anécdota del músico Brahms que no encontraba editor para su música. Uno de ellos le dijo que era porque su música era demasiado triste y la gente quería cosas alegres. Brahms se esforzó en hacer algo alegre y volvió al mismo editor que cuando le preguntó si traía algo más alegre el músico le respondió que si, y le enseñó unas composiciones que se titulaban “Alegremente me encamino hacia la tumba”. Pues eso, que muchas risas y muchas fiestas pero trabajo poquito, mientras Ciudad Real se para y se encamina alegremente hacia el precipicio de la mano de este equipo de Gobierno del PSOE/Ganemos.

 

La Semana Santa y la “semana de pasión” del PSOE municipal

Publicado el 12 Noviembre de 2017 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

Este fin de semana hemos podido disfrutar en Ciudad Real de un anticipo de la Semana Santa gracias a la III Edición de la Feria Nacional de Arte Cofrade (Fearteco). Una iniciativa valiente de los responsables de “Cofrades de Pasión” que se está consolidando como una de las ferias de referencia del sector. Esta edición ha contado con 140 expositores entre los que se encontraban orfebres, bordadores, tallistas o imagineros llegados de distintos puntos de España, pero principalmente de Andalucía (Sevilla, Córdoba o Jaén) y de nuestra provincia. Además se ha ampliado el calendario de actividades pasando a más de 30 bandas de música que han actuado los dos días, ambientando cada 20 minutos la feria. También contó con otras actividades paralelas, como mesas redondas o conferencias sobre el mundo cofrade. Esta edición volvió a contar con el respaldo de público llegado de toda la provincia, lo que da muestra de la importancia de esta celebración religiosa no solo en la capital, donde está declarada de Interés Turístico Nacional, sino en toda la provincia. La repercusión económica para Ciudad Real de nuestra celebración pasional no tiene quien la iguale. En 2016 de Jueves Santo a Domingo de Resurrección hubo un 100% de ocupación de las 1.300 plazas de alojamientos hoteleros de los que disponía la capital en ese momento, según datos de la Asociación de Hostelería. Con la incidencia que eso tiene también en bares, restaurantes, comercios y servicios de la ciudad. Por eso no podemos entender que desde el equipo de Gobierno presidido por Pilar Zamora, no solo no se apoye decididamente a la Semana Santa, sino que se la menosprecie y se ataque. Ahora que vamos a empezar a debatir el proyecto de Presupuestos del Ayuntamiento para 2018 el Grupo Popular va a volver a presentar enmiendas que buscan favorecer y realzar a nuestra Semana Santa. Nos parece fundamental aumentar la subvención finalista a la Asociación de Cofradías. Los 32.000 euros que reciben son insignificantes en comparación con lo que reciben otras manifestaciones culturales con mucho menos arraigo y tirón entre los ciudadrealeños. Vamos a pedir que se aumente esa partida finalista, pero además vamos a pedir que se vuelva a incluir en los presupuestos la partida para bandas de música con la que históricamente contaban las cofradías para sus pasos de palio.

En cambio los socios del PSOE en el Ayuntamiento GANEMOS/PODEMOS, van a pedir que se elimine la subvención a la Semana Santa. La izquierda radical atacando todo lo que genera riqueza económica y cultural, solo por su obsesión anti religiosa. En el tejado de Pilar Zamora está decantarse por la opción del Partido Popular, que es la que quiere la mayoría de los ciudadrealeños, o bien por la de los radicales que la mantienen en el sillón. Espero que lo lleven hablado de antes. Que no pase como en el último pleno en el que el PSOE quería subir la tasa de alcantarillado y depuración a todos los vecinos de Ciudad Real. Sus socios de Ganemos en el último momento votaron en contra de la subida y dejaron a Pilar Zamora y a Nicolás Clavero con las vergüenzas al aire. Eso es lo que pasa por pactar y llegar a acuerdos con gente que no es de fiar. Lo lamentable es que en los dos años y medio de legislatura el PSOE, instalado en la soberbia, jamás ha llamado a la puerta del Partido Popular para negociar nada. Volvemos a reiterar nuestra disposición a llegar a acuerdos previos, pero desde luego no como imposición ni trágalas de última hora cuando sus socios de Ganemos los dejan “colgados de la brocha”. Sin duda esta semana el PSOE y Zamora han vivido su particular “semana de pasión”.

Sobre el dogma de la participación ciudadana y su inexistencia en Ciudad Real

Publicado el 5 Noviembre de 2017 en La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

El pasado viernes el Consejo de Ministros autorizaba la celebración de una consulta popular en la vecina localidad de Miguelturra con la siguiente pregunta: ‘¿En qué quiere que se gaste la partida del presupuesto del Ayuntamiento denominada presupuestos participativos?’ Y se dan ocho opciones bastante variopintas de las que se deben marcar tres como máximo. También en materia de participación ciudadana Ciudad Real se está quedando atrás en relación con municipios vecinos y lo de Miguelturra es buena prueba de ello. La participación es uno de los dogmas de la izquierda y a nuestro equipo de Gobierno capitalino no se le cae de la boca. En el Ayuntamiento de Ciudad Real la bandera de la participación ciudadana sigue ondeando aunque bastante descolorida y ajada. Casi como las banderas de España que adornan algunos edificios públicos y mástiles de nuestros parques y jardines. En el caso de la bandera de España ya nos explicaron en un Pleno que era por falta de presupuesto, pero en el caso de la bandera simbólica de la participación, sí hay presupuesto. Pese a ello el gran mérito del equipo de Gobierno de Pilar Zamora en esta materia ha sido acabar con muchas de las asociaciones de vecinos constituidas en la capital. Hace unos meses la Junta de Gobierno aprobó la propuesta de subvenciones a Asociaciones de Vecinos y de los 10.000 euros con los que cuenta la partida, se repartió algo más de la mitad entre cinco asociaciones que concurrieron a la convocatoria. Si, solo cinco. Pero es que la semana pasada a alguna de ellas se les reclamó la devolución de la misma o de parte de ella por no haber justificado su destino. Es decir, porque posiblemente no han llevado a cabo la actividad para la que obtuvieron la subvención. Pero es que como su leit motiv era la participación, el primer presupuesto que elaboraron, el de 2016, contaba con una partida de 500.000 euros para presupuestos participativos de la que a día de hoy, año y medio después, no han gastado ni un euro. O sea, que las famosas asambleas vecinales han sido una especie de desahogo para los pocos vecinos que acudieron a exponer sus demandas, porque después el Consistorio no ha hecho ni una de las actuaciones a las que se comprometió en ese proceso participativo.

Y en estas estamos cuando los socios de Gobierno del PSOE, Ganemos, llevan al Pleno una moción para redactar a estas alturas un nuevo Reglamento de Participación. La verdad, si con los mimbres anteriores no han sido capaces de hacer el cesto, yo creo que a estas alturas de la legislatura, que se les ha pasado en blanco, ya hay necesidades más acuciantes que un Reglamento para una participación en la que, a la vista está, no creen. También la gran actuación transformadora de la ciudad, que se iba a llevar a cabo mediante la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible (EDUSI), está obviando todo el proceso participativo que obligatoriamente conlleva.  A día de hoy, año y medio después de presentarse, no se han constituido las mesas de participación. Por tanto lo de elaborar un nuevo reglamento parece una treta de PSOE y GANEMOS para desviar la atención de lo que de verdad importa a nuestros vecinos. Falta de limpieza, calles llenas de baches, contenedores no accesibles, desaparición de la escuela municipal de lenguas extranjeras, pérdida de calidad de la mayoría de las escuelas deportivas, el escaso apoyo al deporte local, la paralización de algunos departamentos del área de Urbanismo por la inacción del equipo de Gobierno…todo eso es más importante de solucionar. Este equipo de Gobierno de perdedores cada vez recuerda más a los representantes del despotismo ilustrado y su lema de “todo para el pueblo, pero sin el pueblo”.