Perder el tren

Publicado el 23 Abril de 2017 en General, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

Algunos de los que ahora lean este artículo me habrán oído contar un chascarrillo, que al primero que se lo escuché fue a Ramón Barreda, cuando era compañero en el equipo de Gobierno del Partido Popular. Se trata de un paisano que a mediados de los años 50 del pasado siglo XX llega a Madrid para resolver un negocio. Una vez en la capital del reino se embarca en una juerga de las que crean afición y, siendo hombre previsor, decide poner un telegrama a su esposa: “perdido tren hoy y mañana”, rezaba el sorprendente mensaje. Sin duda el ferrocarril y su mundo siempre ha sido terreno fértil para las anécdotas y para la literatura. Pero además ha sido un símbolo de progreso y de modernidad. El ferrocarril llegó a Ciudad Real el 14 de marzo de 1861 con la apertura del tramo Almagro-Ciudad Real de la línea que prolongaba hasta la ciudad la línea férrea que venía desde Alcázar. La importancia de la llegada del ferrocarril quedó inmortalizada en un cuadro, que hasta hace poco colgaba en el despacho de alcaldía del Ayuntamiento de Ciudad Real. Se trataba de la llegada de la locomotora “Cervantes” a la laguna Terreros en 1868, recientemente desecada por el entonces alcalde Agustín Salido, que se puede ver a bordo de la locomotora. Viene todo esto a cuento porque hace unos días se cumplían 25 años de la llegada del AVE a Ciudad Real. Una efeméride que ha pasado sin pena ni gloria para los ciudadrealeños, y que se ha limitado a la instalación de una maqueta de la máquina del AVE en la entrada del Ayuntamiento, por parte de dos concejales del equipo de Gobierno, mientras que Pilar Zamora prefería celebrarlo por su cuenta en Madrid junto al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y demás autoridades.

Leer Más…

Con tambores y trompetas

Publicado el 15 Abril de 2017 en La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

Recién acabada nuestra Semana Santa desde el Grupo Popular estamos preparando una valoración de la misma, que daremos a conocer en los próximos días. A modo de titular, y a expensas de explicarlo pormenorizadamente, podemos decir que la Semana Santa ha sido un éxito a pesar de Pilar Zamora y de su equipo de Gobierno. Un equipo de Gobierno al que vendría bien aplicarle una anécdota simpática. En relación a un autor novel, se cuenta que se acercó al por entonces ya consagrado escritor francés Édouard Ourliac (1813-1848) y le pidió con mucha insistencia el favor de que le ayudara a encontrar un título adecuado para una obra suya de ínfima calidad. Viendo que sus negativas no servían de nada, Ourliac le dijo muy serio: -Veamos, ¿hay algún tambor en su obra? –Pues…no – contestó extrañado el pobre escritor novel. -¿Y trompetas? – Insistió Ourliac. –Tampoco, dijo el otro. –Pues no sé qué dificultad tiene usted, porque el asunto está muy claro. El libro debe titularse “Sin tambores ni trompetas”. Así se podría definir la actuación de Pilar Zamora y del PSOE en el Ayuntamiento, aunque ellos apliquen esos tambores y trompetas a lo poco que hacen. Me explico.

Leer Más…

Invertir en Defensa para garantizar nuestra libertad

Publicado el 2 Abril de 2017 en CULTURA DE DEFENSA, La Tribuna, Opinión por Miguel Angel Rodríguez

La ministra de Defensa, María Dolores Cospedal, anunció hace unos días  que el Día de las Fuerzas Armadas se celebrará este año en nuestra región, concretamente el próximo 27 de mayo en Guadalajara. Una gran noticia que habrá hecho feliz a mi amigo Antonio Román, gran alcalde y mejor persona. La celebración del Día de las Fuerzas Armadas, presidida por el rey, se remonta a 1978, cuando se estableció la conmemoración anual de una fiesta de carácter nacional que homenajeara a los Ejércitos y fomentara el conocimiento y la integración entre los mismos y la sociedad. Lo que en estos momentos se llama “cultura de defensa” y que no es otra cosa que conocer, querer y respetar a nuestras Fuerzas Armadas por lo que representan, y porque son la garantía de la salvaguarda de nuestra libertad y de nuestra seguridad. La pasada semana Agustín Conde, secretario de Estado de Defensa, compareció en el Congreso. Allí defendió la necesidad de contar con unas Fuerzas Armadas con capacidad para “defender los derechos y libertades frente a cualquier amenaza externa, la integridad del país y el mantenimiento de la paz”. Continuó diciendo: “los que creemos que tenemos un gran país que ha construido grandes cosas, que ha levantado una sociedad ejemplar en muchas cosas y en el que se vive mucho mejor que en la mayoría de sitios del mundo, queremos tener la capacidad de defender eso y que nadie imponga un modo de vida a los españoles distinto del que defendemos. Para eso están las Fuerzas Armadas, para que a mi hija no le ponga un burka nadie. O para que no destruya nadie el hospital que con tanto esfuerzo se ha construido”. Esto fue en contestación a PODEMOS, que siempre ha criticado el gasto en nuestra Seguridad y en nuestra Defensa aún a sabiendas de que eso supone tener un país más débil, menos protegido y que garantice menos la seguridad de sus ciudadanos. Es sorprendente que no les moleste que un país como Venezuela, al que ponen como ejemplo y que parece que incluso desean que España se parezca a él, invierta el 1,2% del PIB en Defensa, mientras que España no llega al 1%. Suscribo la frase final de su contestación cuando dice: “Algunos parece que quieren un país cuanto más débil mejor. Otros queremos un país fuerte, sólido, seguro y con capacidad de disuasión”.

Leer Más…